Vivienda y seguro de vida

Vivienda y seguro de vida

¿Es necesario contratarlo?

Es muy frecuente que, cuando negociamos las condiciones de contratación de una hipoteca, el mismo banco nos oferte un seguro de vida que nos exima de responsabilidad con respecto al pago de cuotas, en el caso de fallecimiento o invalidez por enfermedad o accidente. La contratación de un seguro de vida no es obligatorio para que se conceda la hipoteca, y esto queda regulado por la Ley. Sin embargo, es cierto que ciertos bancos ofertan determinadas ventajas si contratas con ellos un seguro de vida. Además de esto, hay otros motivos de peso por los que contratar uno de estos seguros puede ser más que aconsejable.

En nuestro país, ocurren en torno a 2500 casos de muerte o invalidez a titulares de hipotecas. A lo doloroso de la situación por si misma, hay que sumar el grave escollo económico que puede suponer para los familiares de la persona fallecida o que queda inválida. Aunque nada puede mitigar el profundo dolor de la perdida de un familiar cercano, la contratación de un seguro de vida puede al menos paliar las consecuencias derivadas de este. Perder la casa tras una perdida personal no ayuda a mejorar las cosas.
Hay que tener en cuenta que los ingresos de la persona difunta se verán suprimidos, o en el caso de invalidez, se verán sustituidos por una paga estatal, que no siempre suele igualar los ingresos originales de esa persona. 

Además, el banco puede reclamar el pago de la hipoteca a los herederos de los titulares, sean estos sus ascendientes, es decir, lo padres, o sus descendientes, los hijos.

Por todo lo expuesto anteriormente, la contratación de un seguro de vida nos ayudará a dormir más tranquilos por las noches, sabiendo que, en el caso de que algo malo nos ocurriera a nosotros o a nuestro cónyuge, será la aseguradora la que se hará cargo de pagar la cuota hipotecaria correspondiente, limitando así las consecuencias económicas derivadas de un deceso. Lo más normal es que el pago sea integro en caso de fallecimiento, y en el caso de invalidez, el seguro nos ayudará complementando la pensión percibida, aunque todo esto puede variar en función de las condiciones del contrato.

Si bien, no estamos obligados a contratar dicho seguro con el mismo banco que contraemos la hipoteca, aunque normalmente hacerlo ayuda a conseguir mejores condiciones. Podemos contemplar el resto de ofertas existentes en el mercado, y valorar cual de ellas se adapta mejor a nuestras necesidades. 

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 20/07/2017