Venta del piso de alquiler (II)

Comprar piso alquiler

Opciones del inquilino cuando el propietario vende

En el anterior artículo, tratamos el tema de la posición que tiene el arrendatario cuando el arrendador decide vender el piso en el que habita. En dicho post, se desarrollaron las diferentes vías dependiendo de si el contrato de alquiler de la vivienda está o no registrado en el Registro de la Propiedad. Sin embargo, quedaron algunos temas por tratar, que definiremos a continuación:

El Derecho de adquisición preferente

Este es un tema que muchos particulares desconocen. Básicamente se puede resumir en que el inquilino que tiene en arriendo una determinada vivienda, tendrá derecho preferente a compra frente al resto de interesados en adquirir el inmueble. Si bien, es necesario saber que dicho derecho de adquisición preferente queda anulado en determinadas circunstancias, como pueden ser la venta conjunta de varios inmuebles que sean propiedad de un mismo propietario, o en el caso de que varios propietarios de diferentes inmuebles decidan venderlos conjuntamente a un mismo comprador. Este tipo de supuestos puede ocurrir en el caso de ventas de edificios de pisos o urbanizaciones.

Existen también otras situaciones excepcionales en las que el inquilino no podrá hacer uso de su derecho preferente de adquisición. Esto se producirá en caso de donación, permuta, división de la cosa común (condueños), dación en pago, expropiación forzosa, cesión a cambio de renta vitalicia o aportación del inmueble a sociedad.

El derecho de adquisición preferente se puede subdividir a su vez en el derecho de tanteo y el derecho de retracto.

Derecho de tanteo

El derecho de tanteo se produce cuando el propietario decide vender la finca que ocupa el inquilino. Es su obligación notificar debidamente al inquilino del precio del inmueble y las condiciones de venta. A partir de dicha notificación, el inquilino dispondrá de 30 días naturales para ejercer su derecho preferente a compra. Si en cambio, el casero no obtuviese respuesta por parte del inquilino, dispondrá de 180 días para vender el inmueble. Una vez transcurrido ese tiempo, si no se hubiese producido la venta, el propietario debería volver a informar al arrendatario de su deseo de compra, repitiéndose las mismas condiciones.

Derecho de retracto

Esta situación se produce cuando el propietario vende la propiedad alquilada sin haber notificado previamente al inquilino. A la hora de registrar la compraventa en el Registro, pedirán al arrendatario la notificación correspondiente al inquilino. Si no la tuviera, tendrá que informar debidamente de sus intenciones, y a partir de este momento el inquilino dispondrá de 30 días para igualar la oferta del comprador inicial. Hay que contar con que, al precio de venta, hay que sumarle los gastos correspondientes, los cuales incluyen al Notario, el Registro y los impuestos. Si el propietario no aceptase dichas condiciones, se deberá interponer una demanda de retracto, siendo el nuevo comprador el que saldría damnificado.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 11/10/2018