Tipos de interés en una hipoteca

tipos-de-interes-hipoteca

¿Qué es el tipo de interés?

Podemos definir que el tipo de interés es el precio del dinero. Más específicamente, es el precio a pagar por el uso de una cantidad de dinero durante cierto período de tiempo.

Como en todos los mercados, los precios se regulan en función de la oferta y la demanda. El dinero también tiene su mercado y la utilización del mismo tiene un precio, que es como hemos dicho antes, el tipo de interés.

En el sistema monetario del euro, los bancos fijan un tipo de interés oficial del dinero. El Banco Central Europeo (BCE) al que corresponde el euro y el resto de Bancos Centrales operan de forma muy parecida.

Los Bancos Centrales son los encargados de controlar la cantidad de dinero en circulación, cuando hay mucho dinero en el sistema se tiende a la inflación. El BCE realiza periódicamente subastas de dinero a las que pueden acudir los bancos comerciales que están operando en la zona euro y el tipo mínimo para pujar es el tipo de interés oficial, fijado por el propio BCE.

En resumen podemos decir, que el dinero que los prestamistas ceden a los prestatarios tiene un precio, que normalmente se establece en términos de un porcentaje acordado en el contrato hipotecario que establece el costo del préstamo, este puede ser fijo, variable o mixto, expliquemos brevemente cada uno de ellos:

Interés Fijo

Las operaciones a interés fijo son aquéllas en las que el interés se calcula aplicando un tipo único o estable a lo largo de todo el periodo que dura el préstamo o el depósito. No varía a lo largo de la vida del préstamo hipotecario. Es decir, si suben los tipos no le perjudicaran, pero si bajan, tampoco se beneficiará.

Interés Variable

El tipo de interés cambia a lo largo del tiempo. Es la suma de un índice o tipo de interés de referencia y un porcentaje o margen diferencial. Cambia en cada período de revisión, éste podrá ser anual, semestral…
El tipo de interés variable estará sometido a las fluctuaciones de los tipos de interés. En las revisiones de la base de referencia pactada (Euribor) se suma un diferencial que puede oscilar entre 0,40 y 1,50 puntos. Esta opción permite beneficiarse de las bajadas de tipos pero también se arriesga a las subidas.

¿Es mejor interés fijo o variable para una hipoteca?

No es una respuesta fácil, siempre va a depender de la oferta comercial en cada momento, de los tipos de interés e inflación y de las características personales o económicas de los hipotecados.

Pero además, tenemos el tipo de interés Mixto. Fijo y variable.

En algunas operaciones mixtas, se pacta un tipo fijo para un periodo inicial y un tipo variable para el resto del plazo.

En otros casos un porcentaje de la operación es a tipo fijo y el resto del importe lo es a tipo variable. En este caso las condiciones del préstamo (plazos de amortización, comisiones…) suelen ser parecidas a los préstamos a tipo variable. La ventaja de esta opción es que permite fijar unas condiciones sin sobresaltos durante los primeros años.

Dentro de este tipo de interés mixto, podemos encontrar las hipotecas de cuota fija: son préstamos a interés variable pero con cuota de amortización que no varía. Es decir, siempre pagamos lo mismo cada mes, pero si se incrementan los tipos, tendremos que pagar más cuotas/meses y si bajan los tipos se rebajará nuestra deuda y por tanto pagaremos menos cuotas/meses.

En España las condiciones de los préstamos son libres y pueden negociarse de forma autónoma entre las partes.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 25/12/2016