SAREB

sareb

SAREB o Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (conocida como el banco malo), es una entidad privada y una herramienta importante para sanear el sistema financiero español. La sociedad fue aprobada por el Gobierno de España, por Real Decreto ley en agosto de 2012, y su fin, en ese momento, era además de para ayudar al sector financiero hacerlo en concreto con las entidades que tenían dificultades debido a su enorme exposición en el sector inmobiliario.

El Gobierno español, firmó en julio de 2012 el Memorando de Entendimiento (MOU) con sus socios de Europa. El MOU determina la constitución de SAREB como uno de los requisitos para recibir ayudas financieras. Ese acuerdo expresa que hay que crear una gestora a la que trasladar los activos inmobiliarios de las entidades que pasan por dificultades, el fin es reducir los riesgos de esas entidades y liquidar de forma organizada los activos que tienen problemas.

SAREB adquirió activos procedentes de: BMN, Banco de Valencia, Liberbank, Ceiss, Catalunya Bank, NCG Banco-Banco Gallego, Caja3, BFA-Bankia. Los activos gestionados proceden: el 80 % a préstamos y créditos ligados a préstamos a promotores y el 20 % son activos inmobiliarios (viviendas, oficinas, locales, suelos, etc.).

La mayor parte de la financiación de SAREB es de accionista e inversores privados (55 %), el resto (45 %) es del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB).
Entre los accionistas e inversiones hay bancos nacionales (Banco Popular, Banca March, Ibercaja, Banco de Sabadell, Santander, etc.), bancos extranjeros (Deutsche Bank, Barclays Bank), empresas (Iberdrola), aseguradoras (Mapfre, Axa, Generali, Zúrich, Asisa, Santa Lucía, Mutua Madrileña, Catalana Occidente, etc.). Además del FROB.

El cometido de SAREB es la desinversión de todos los activos recibidos por las entidades en un plazo de 15 años. Su trabajo es vender en los plazos constituidos los activos inmobiliarios y financieros recibidos y devolver la deuda avalada por el Estado español, todo ello con la máxima rentabilidad. Para ello tienen ventajas legales, que no se aplican a otras sociedades anónimas.

Trabaja a través de tres canales. Canal minorista: que se efectúa a través de las compañías autorizadas para realizar la gestión y comercializar los activos de SAREB. Activos singulares: son activos que por sus particularidades (préstamos, oficinas, locales comerciales, etc.) demandan una venta directa desde SAREB. Canal mayorista: SAREB vende carteras y paquetes de activos a inversores institucionales. Para conseguirlo dispone de algunas ayudas comerciales muy flexibles, por ejemplo los Fondos de Activos Bancarios (FAB).

SAREB vende a particulares a través de terceros. En estos momentos, la comercialización la llevan a cabo algunas plataformas de gestión inmobiliaria como: Solvia, Altamira, Servihabitat, Haya Real Estate.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 12/05/2016