Perder la tarjeta de vacaciones

Perder la tarjeta de vacaciones

Que hacer si te quedas sin tu tarjeta de crédito.

Estás de vacaciones, disfrutando de unos días lejos de la rutina y aprovechando para conocer una nueva ciudad o un nuevo país. Vas paseando tranquilamente por la calle cuando algo llama tu atención en un escaparate. Pasas a la tienda con la determinación de hacerte con ese recuerdo que tanto te ha gustado. Buscas tu cartera para pagar a través de tu tarjeta de crédito o débito, cuando de pronto te das cuenta de que no la encuentras donde la sueles llevar. ¿Qué hacer en este momento?

En primer lugar, comprueba que no te la has dejado sobre la cama del hotel o en otro pantalón. Si no es así, lo más posible es que la hayas perdido o te la hayan robado. Siendo así, lo más importante es minimizar daños. Tanto si la hemos perdido como si nos la han sustraído, alguien podría hacer un uso indebido de ella. Así que lo primero que debemos hacer es anularlas. Para ello, debemos ponernos en contacto con nuestro banco para explicarles lo sucedido. Podemos hacerlo a través de teléfono, y en muchos casos a través de la web o de la app propia de nuestra entidad bancaria. Hacerlo a través de internet suele ser el método más rápido y directo.

El segundo paso es interponer una denuncia. Esto es imprescindible en el caso de que nos las hayan robado, o de que, además de haber perdido la tarjeta, hayamos extraviado nuestros documentos identificativos, tales como DNI o el carnet de conducir. La denuncia nos servirá como documento legal para justificar lo sucedido, tanto para evitar posibles retiradas de dinero de tu cuenta por parte de terceros, como para recuperar la documentación lo antes posible. No olvidemos que, si nos encontramos en el extranjero, esa documentación es imprescindible para poder volar de regreso.

Una vez que nos hemos asegurado de que nadie podrá acceder a nuestro dinero, y de que hemos informado a las autoridades de nuestra situación para que no se complique el retorno a casa, tendremos que solucionar el tercer problema: acceder a nuestro dinero.
Si estamos en España, podemos dirigirnos a cualquier sucursal de nuestra entidad bancaria y explicarles la situación. Bastará con identificarnos (ya sea mediante el DNI, o mediante la denuncia que acredite su pérdida) para poder retirar dinero de nuestra cuenta.

En el caso de que nos encontremos en el extranjero, la situación puede ser más complicada. Algunas operadoras importantes, como por ejemplo MasterCard o Visa dispensan tarjetas de emergencia para este tipo de situaciones. Otra solución es que hagamos una transferencia a través de internet a alguno de nuestros acompañantes de viaje (o a la dirección del hotel, si viajamos solos), y que nos lo proporcione en metálico.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 19/12/2017