Nueva Ley de Hipotecas

Nueva Ley de Hipotecas

Cambios en la ley hipotecaria

El pasado 5 de diciembre expiró el plazo de enmiendas para el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario aprobado por el Consejo de Ministros a principios del mes de Noviembre. La nueva ley tiene como finalidad principal que los usuarios gocen de más transparencia mientras que la banca disfrutará de una mayor seguridad judicial. Se prevé que la nueva ley entre en vigor a lo largo de los seis primeros meses del 2018. Algunos puntos del texto tendrán carácter retroactivo, es decir, no sólo afectarán a los usuarios que se estén planteando firmar una hipoteca, sino que también lo hará sobre aquellos que ya tengan una. Es por ello que desde Reinicia queremos informar a nuestros lectores de los cambios que este nuevo edicto conlleva.

Los que ya tienen una hipoteca.

Para todos aquellos clientes que ya tienen una hipoteca firmada, el impacto de la nueva jurisprudencia será muy reducido. Una de las ventajas de las que podrán beneficiarse, es convertir su hipoteca de tipo variable en una tipo fijo. Para ello se reducirán los costes que conlleva pasar de un tipo de hipoteca a otro, sea desde la misma entidad bancaria o desde la competencia. Este tipo de medida reducirá la incertidumbre del coste variable de la hipoteca, y se prevé que mejore la condiciones de estas, fomentando una sana competencia entre entidades que redunde en beneficios para los ciudadanos.

Otro de los beneficios que obtendrán quienes ya tengan una hipoteca en curso, será el de los nuevos plazos y cantidades adeudadas que son necesarios para iniciar un proceso de embargo. La nueva ley contempla que dichas cantidades y plazos dependerán tanto de la cantidad total adeudada como del tiempo que se lleva pagando la hipoteca.

Para los que van a firmar una hipoteca.

Además de las ventajas mencionadas en el párrafo anterior, que obviamente también aplican sobre aquellos que van a firmar una hipoteca después de que entre en vigor la nueva ley, existen algunas cláusulas que únicamente afectan a los nuevos firmantes.

En primer lugar, el cliente deberá acudir a un notario en los días previos a la firma, que el explique cada una de las cláusulas de la hipoteca, y deberá firmar un documento en el que declare que se da por enterado de las condiciones del contrato. Dicha visita al notario será gratuita.

Además, se está gestando la creación de un nuevo modelo de hipoteca tipo, con terminología sencilla, para que bancos y clientes hablen el mismo “idioma” y jueguen en igualdad de condiciones.

Quedan excluidos los llamados “productos vinculados” que el banco te obligaba a contratar con la hipoteca, y se pone tope al porcentaje de los intereses de demora.

Por último, los costes derivados de la contratación de la hipoteca se negociarán entre banco y cliente. La ley únicamente exigirá transparencia en estos trámites.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 26/12/2017