Los créditos sostenibles

Los créditos sostenibles

Préstamos que cuidan la naturaleza

Tal y como ya hablamos anteriormente, a la banca le preocupa el medio ambiente. Si bien, puede que los motivos no sean todo lo altruistas que uno podría desear, pero dicha preocupación es real, y se traduce a modo de acciones sostenibles que ayudan a cuidar nuestro planeta. Una de las que más repercusión está teniendo en los últimos meses, es la de los llamados créditos sostenibles. Estos consisten en préstamos destinados a particulares que pretendan dar a ese dinero una finalidad relacionada con la ecología. El ahorro energético nos concierne a todos, y además de ser beneficioso para el medio ambiente, también repercute positivamente en nuestros bolsillos. Sin embargo, para poder ahorrar energía, normalmente tenemos que hacer un desembolso inicial que resulta excesivo para muchos.
Los consumidores suelen solicitar este tipo de créditos principalmente con dos fines, la compra de automóviles híbridos, eléctricos o que usan combustibles alternativos, o bien para invertir en el ahorro energético en el hogar, desde aislamiento de muros, tejados y ventanas, hasta la renovación de electrodomésticos más eficientes, pasando por la compra de recursos energéticos alternativos, como un calentador solar.

Otra modalidad de este tipo de créditos, son los de las llamadas hipotecas ecológicas. Este tipo de hipotecas tienen la particularidad de que sus condiciones van asociadas a la calificación energética del inmueble a comprar. Así, una vivienda optimizada, que tenga electrodomésticos A+++, con un aislado térmico eficiente y que disponga de medios de sustento energético alternativo gozará de unas condiciones hipotecarias superiores, tales como un menor interés o una mayor financiación.

Casi el 50% del consumo eléctrico de un hogar pertenece a los electrodomésticos. Es por ello que invertir en aparatos con calificación A o superior es una buena decisión, tanto para reducir la huella energética que dejamos en el planeta, como para hacer menguar nuestra factura de la luz, cosa que nuestros bolsillos agradecerán. Unos electrodomésticos con calificación A permiten ahorrar con respecto a otros de calificación inferior. Sin embargo, la diferencia entre los de clase A y los de clase A+++ es tan sustancial, que realmente merece la pena solicitar un crédito sostenible e invertir en este tipo de aparatos. Por ejemplo, un frigorífico A+++ permite un ahorro del 60% frente a uno de clase A, en el caso de la lavadora el ahorro supondría hasta el 30%, aproximadamente lo mismo que en el caso de los lavavajillas.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 22/12/2017