Las ventajas de comprar una vivienda en separación de bienes

Las ventajas de comprar una vivienda en separación de bienes

Tipos de capitulaciones matrimoniales

¿Qué son las capitulaciones matrimoniales? Según el régimen matrimonial que hayamos elegido, tendremos diferentes ventajas o desventajas a la hora de comprar una vivienda o de venderla. Y, por su puesto, esto también afecta a la situación de nuestra hipoteca. En España existen tres capitulaciones matrimoniales: el régimen de gananciales, el régimen de separación de bienes, y el régimen de participación en las ganancias. Es importante tener en cuenta que en la mayoría de nuestras Comunidades Autónomas prevalece, por defecto, el régimen de gananciales y que se deben establecer ante notario las capitulaciones matrimoniales para que haya separación de bienes.

 

Qué es la separación de bienes y cuáles son sus ventajas

La separación de bienes es un régimen matrimonial de carácter económico que distingue entre los dos cónyuges la economía propia y la común. De esta forma, ambos conservan sus bienes antes del matrimonio como propios y pueden existir bienes comunes cuando se hayan adquirido durante el matrimonio.

Principales ventajas de la separación de bienes:

1. Cada uno de los cónyuges tiene total disposición de su patrimonio personal, aquel que adquirió antes o durante el matrimonio por su cuenta. Y las herencias o donaciones recibidas no son compartidas sino de titularidad propia.

2.Existe total autonomía, puesto que, si se quiere disponer de nuevos bienes no es necesario el permiso de la otra parte.

3.Es más seguro porque se protege el patrimonio familiar: si uno de los cónyuges contrae una deuda solo afecta a su patrimonio personal.

Por lo tanto, la principal ventaja de comprar un piso en separación de bienes es que, aunque la compra se realice estando casado, es de tu propiedad. Porque no se necesita el permiso de la otra parte para la administración del patrimonio.

 

Los contras de una separación de bienes

Los inconvenientes de la separación de bienes surgen cuando el matrimonio decide divorciarse porque, aunque cada uno mantiene su patrimonio personal, hay un patrimonio familiar. Y si, por ejemplo, la residencia habitual familiar solo es propiedad de uno de ellos se necesita la autorización de la otra parte para venderla. Además, la parte con menos poder adquisitivo quedaría desprotegida, aunque el Código Civil en su artículo 1438 intenta resolver esta situación compensando el trabajo para la casa.

 

Qué pasa cuando vendemos la casa en separación de bienes

– Cuando la casa está pagada por ambos cónyuges y sin hipoteca, puede venderse sin problema y las dos partes se reparten el dinero.

– Cuando la casa está pagada por uno de los cónyuges, al ser vivienda familiar, se tiene que llegar a un acuerdo. Una de las desventajas que señalábamos en la separación de bienes.

– Cuando la casa es de ambos y hay una hipoteca, si no se consigue el dinero suficiente no puede pagarse la deuda. Y puede que sea necesario entregar la casa al banco. Pero para que esto no ocurra, te invitamos a que te informes en seguroreinicia.es.

– Otra opción es que uno de los cónyuges cuando no hay hipoteca le compre al otro su parte y se quede con la casa. Y en el caso de haberla, la parte que se queda con la vivienda asume la hipoteca y el pago que le correspondería a la otra parte.

Ahora que ya sabes en qué consiste el régimen en separación de bienes, ¿qué te parece este tipo de capitulación matrimonial? ¿Qué tipo de régimen tienes o te interesa?

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 19/03/2019