La publicidad de los bancos

La publicidad de los bancos

Frases publicitarias para seducirte

No se puede decir que sea publicidad engañosa en la mayoría de los casos, pues lo que ofertan suele ser literalmente cierto. El problema de las ofertas de los bancos es que no suelen incluir la letra pequeña hasta que no estás contratando sus servicios. Es importante que conozcamos que suelen esconder esos eslóganes típicos de las entidades bancarias para asegurarnos de que sus productos y ofertas nos interesan. A continuación repasaremos cuatro de los ganchos publicitarios más usados para la captación de nuevos clientes, y lo que suelen esconder tras su atractiva fachada.

Sin comisiones

Es una de las ofertas más utilizadas, y de las que más efecto tiene a la hora de captar clientes nuevos. Sin embargo, es importante que nos aseguremos de lo que significa “sin comisiones”. Si es una oferta permanente, o si tiene una duración limitada o qué condiciones ha de tener la cuenta para no tener comisiones.

Menor interés

Si tenemos pensado contratar un préstamo hipotecario, normalmente el porcentaje de interés es el dato al que más importancia damos, y el que nos resulta más atractivo a la hora de decantarnos por un banco o por otro. Sin embargo hemos de ser precavidos. Tenemos que comprobar que la hipoteca no está sujeta a comisiones más altas, o a la contratación obligatoria de productos vinculados, tales como seguros. No dejarse llevar por los cantos de sirena de la publicidad bancaria es fundamental para ahorrarnos futuros disgustos.

Descuentos en tus compras

Cada vez son más los bancos que crean una red de establecimientos en los que hacer la compra es más económico para sus clientes, puesto que suelen contar con descuentos exclusivos, o el banco nos devolverá una parte de los gastos realizados con nuestra tarjeta. Es importante cerciorarnos que que esos establecimientos están cerca de nuestros puntos habituales de compra, y en que casos se hace descuento o devolución. En muchas ocasiones, el descuento solo se hace efectivo cuando pagamos a crédito, lo cual puede suponer un cargo extra al precio total del producto.

Regalos

A todo el mundo le hacen ilusión los regalos. Sin embargo nadie regala a cambio de nada, y menos un banco. Estos regalos suelen ir de la mano de contratos que exigen una permanencia prolongada, o unas cláusulas no tan beneficiosas para el cliente. Además, los gastos de envío suelen correr a cargo del cliente, así como los impuestos derivados del producto. Nuevamente, lo mejor es no dejarse llevar por la imprudencia, ver si realmente necesitamos esa cubertería de plata o la televisión de plasma, comprobar su precio real en el mercado, y si realmente nos sale rentable la contratación de los servicios del banco que nos la ofrece.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 12/09/2017