La economía circular

La economía circular

Progresar sin contaminar

Economía circular es un término que nos debería ir sonando, ya que nos tendremos que acostumbrar a escucharlo muy a menudo en los años que están por venir. Y es que probablemente pase de ser un concepto del que se habla en internet, a formar parte del día a día de nuestras vidas. De hecho, por poner un ejemplo, Castilla-La Mancha ya ha tomado la delantera redactando la Primera Ley de Economía Circular de toda España, y se espera que las diferentes comunidades autónomas tomen ejemplo e implementen mecanismos de regulación y sustitución progresiva de la tradicional economía lineal.

La economía lineal consiste básicamente en obtener materia prima de la naturaleza, convertirla mediante la industria y después comercializarla a través de artículos de uso que, una vez utilizados, vuelven a la naturaleza a modo de residuos o, en un porcentaje menor, son reciclados para darles un nuevo uso.

Lo que propone la economía circular es que el proceso de deshecho se convierta en el método de extracción. Dicho con otras palabras, que los residuos del consumo sean la nueva materia prima para generar nuevos productos. Esto reduciría, por un lado la extracción de materia prima (con la contaminación y consumo de recursos naturales que esta conlleva) y la generación de deshechos contaminantes que retornan a la naturaleza. Por otro lado, daría pie a productos más duraderos y más respetuosos con el medio ambiente.

El concepto no es nuevo. ya lo expresó en 1966 el economista Kenneth Boulding, usando las metáforas de “economía de cowboy” vs. “economía de astronauta”. El cowboy se instala en una región, en la que consume los recursos disponibles: pasto, agua, oro, piedra… y cuando esa región queda yerma, se traslada otra. En cambio, el astronauta cuenta con una serie de recursos limitados en su nave, y no tiene otro sitio al que ir, por tanto ha de economizar todo lo posible los recursos disponibles. Según esta metáfora, el planeta Tierra sería la nave espacial en la que estamos atrapados, con unos recursos limitados y ningún otro sitio al que ir.

Muchos temen que la implementación de este tipo de economía haga prescindibles numerosos puestos de trabajo, tales como los de extracción de materiales o gestión de residuos. Sin embargo, hay que entender que este tipo de cambios en el modelo económico nunca son repentinos. La industria se sustituye gradualmente, dando tiempo a la sociedad para eliminar un tipo de puestos de trabajo y generar otros nuevos.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 20/11/2017