Inquilinos que no pagan

Inquilinos que no pagan

Cómo actuar si no nos pagan el alquiler

Uno de los riesgos más temidos por los propietarios de inmuebles en situación de alquiler a terceros es que los inquilinos no paguen sus mensualidades correspondientes. Si bien, esto no suele llegar a suceder, es importante que sepamos de antemano cueles son los pasos a seguir de producirse esta situación.

Lo primero que debemos saber es que tenemos derecho a demandar desde la primera mensualidad que se nos deja a deber. Sin embargo, es aconsejable que, antes de emprender dichas acciones, nos pongamos en contacto con el inquilino para que nos explique las causas del retraso en el pago. Es posible que se pueda alcanzar una solución sin necesidad de recurrir a la vía judicial. Pero ojo, también es importante que podamos demostrar este primer aviso al inquilino. Para ello nos pondremos en contacto con él mediante burofax certificado y con acuse de recibo a la vivienda alquilada, mediante telegrama, con las mismas características que el burofax, o a través de un aviso por vía notarial. En los citados avisos, ha de quedar descrita la cantidad adeudada por el arrendatario, así como un plazo límite para abonar las cuotas pendientes. Si una vez alcanzado ese plazo, el inquilino no hubiese pagado sus deudas se puede empezar el proceso judicial para acabar cobrando el dinero adeudado, o bien desahuciando al inquilino moroso.

Si el inquilino pagase antes de iniciarse el proceso judicial (siempre y cuando sea esta la primera vez que se produce esta situación, y no haya pasado más de un mes entre la comunicación de adeudo y la fecha en que se interpuso la demanda de desahucio), el proceso judicial se paralizaría. Si no es este el caso, la demanda seguiría adelante, con lo cual el propietario debería contratar los servicios de un abogado y de un procurador.

En el caso de que el inquilino no abonase las cantidades adeudadas, o lo hiciera pero en las circunstancias que mencionábamos más arriba, se procedería al desahucio, sea este voluntario o forzoso.

Además, se iniciaría una investigación del patrimonio del arrendatario para cubrir con este la deuda percibida con el propietario, así como los costes del juicio y los intereses de demora.

Sin embargo, antes de llegar a esta situación se pueden encontrar formulas amistosas, tales como el pago de la deuda a plazos, siempre y cuando haya un compromiso por parte del inquilino.

Es por ello que es importante tener ciertas garantías de pago a la hora de alquilar un inmueble, solicitar nóminas o pedir algún mes de fianza por anticipado. Así nos ahorraremos llegar a situaciones desagradables para ambas partes.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 31/10/2017