Heredar una hipoteca

heredar una hipoteca

Heredar una vivienda es algo bastante habitual, pero también puede suceder que al leer el testamento descubramos que tiene una hipoteca. Aquí es cuando nos surge la siguiente pregunta: ¿se heredan las deudas hipotecarias?
La respuesta es afirmativa. Si aceptamos una herencia, tendremos que asumir las deudas impagadas.
Cuando se hereda un bien se reciben todos sus activos y derechos, pero también todas sus cargas. En este caso, seremos responsables no solo de los bienes heredados, sino que también deberemos responder a dichas cargas con nuestros propios bienes, porque debemos tener en cuenta que las deudas de un fallecido no se extinguen.
Opciones frente al pago de una hipoteca heredada:
Seguro de vida.

Si se acepta la herencia, los herederos deberán hacerse cargo de la cuota mensual de la vivienda que han recibido. Entonces, el banco cambiará el titular del contrato pero no se realizará ninguna modificación del mismo. Sólo en el caso en que exista un seguro de vida asociado al contrato del préstamo de la vivienda, los herederos podrán evitar hacerse cargo de la hipoteca, ya que será la seguradora del fallecido la que asumirá el abono de la cantidad pendiente de amortizar por el asegurado.
Renunciar a la Herencia.
Una forma que tenemos de no heredar las obligaciones y cargas, es renunciar a la herencia. Entonces, la hipoteca dejaría de pagarse y la deuda no sería contraída, pero así perderíamos también los bienes a heredar. Cuando alguien renuncia a una herencia, ésta pasa a la siguiente persona que se encuentre en la línea sucesoria y este proceso continuará hasta que alguien la acepte. De no ser así, y terminada la línea sucesoria, la vivienda pasaría al Estado. Renunciar es la mejor opción si la vivienda ha perdido valor y deja una deuda mayor que su tasación.
Aceptar la herencia a beneficio de inventario.
Con esta opción, es posible eximir al heredero de las deudas. Es la mejor alternativa cuando se cree que la propiedad puede tener deudas. Con la aceptación de la figura jurídica del beneficio de inventario se produce una separación entre el patrimonio heredado y el patrimonio del heredero y, por lo tanto, este limitará su responsabilidad.
Para cumplir con los requisitos de herencia a beneficio de inventario, la aceptación deberá firmarse ante notario y en presencia de un administrador para que, en primer lugar, se paguen las deudas existentes. Estas se pagarán con los bienes hereditarios y si estos no pudieran cubrirlas, los acreedores no podrán pedir al heredero que les pague la cantidad restante. Una vez que se han saldado las deudas, los bienes se reparten en función de cómo queden en el inventario. Los bienes propios del heredero no se verán comprometidos, ya que, según esta fórmula, no tendrá que responder con ellos a las deudas relacionadas con la herencia.
¿Qué se consigue con la aceptación de la herencia a beneficio de inventario, además de limitar las responsabilidades como heredero?
Por una parte, se limita la titularidad de la herencia únicamente a los bienes que la componen, y, por otra parte, se conservan íntegros los derechos que el heredero tiene contra los bienes del difunto.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 4/05/2016