Feng Shui para el hogar

Feng Shui para el hogar

El Feng Shui como estilo de vida

Muchas personas encuentran en la teoría del Feng Shui más que un orden en el hogar; ven en él todo un sistema filosófico basado en el hogar, que aporta tranquilidad, suerte y armonía. ¿Te gustaría encontrar la paz interior por medio de este estilo? ¡Nosotros te lo explicamos! Todo lo necesario para que te sientas feliz y cómodo en tu propia casa.

El Feng Shui es una teoría taoísta que se ocupa del orden y el espacio en el hogar, en busca siempre de la armonía en la colocación. El objetivo que persigue es conseguir la positividad en la casa, y que influya a su vez en las personas que la habitan. ¿No te parece interesante? La cultura china lleva muchísimo tiempo trabajando el orden del espacio basándose en la teoría del Yin y el Yang, es decir, la idea de que los opuestos hacen un complemento idóneo para la subsistencia.

¿En qué consiste?

Como arte en la organización y el diseño de espacios, el Feng Shui consiste en mejorar el flujo de la energía en el hogar. Los taoístas creen en la energía que fluye en el universo y que, por lo tanto, esta se puede aprovechar con la debida colocación de los elementos de una casa. Una de las máximas que persigue esta teoría es que la casa es un reflejo de la mente, es decir, una proyección del mundo físico de lo que está pasando en nuestro interior, para lo que canalizar la energía es fundamental.

¿Conoces el término “chi”? Pues según el Feng Shui significa “fuerza vital”. Es la energía que anima la vida y que nos rodea. Esta energía funciona de tal manera en que, si vivimos en un lugar sombrío y estancado, nosotros mismos como personas nos sentiremos negativos y nuestro estado de ánimo será pésimo. En cambio, si convivimos en un espacio armonioso, limpio e integrado por energía y magnetismo positivo, la teoría del Feng Shui para el hogar asegura que tenderás a la prosperidad y la abundancia.

De esta manera, el Feng Shui se traduce como “tierra y cielo”, y demanda una práctica de vida basada en la observación de la naturaleza. Así, esta teoría busca mejorar el medio ambiente, el diseño, la arquitectura y el diseño interior de la casa, siendo esta el lugar en el que el ser humano se desenvuelve diariamente.

Encuentra las buenas energías

Para que encuentres esa armonía de la que habla el Feng Shui, nosotros te explicamos los pasos que debes de seguir. Lo primero y más importante es mantener limpia tu casa. Para hacer un cambio de vida y atraer las energías positivas, es necesario deshacerse de todo lo que no necesitamos y hacer una buena limpieza de nuestra casa. De esta manera nosotros mismos nos sentiremos más cómodos en nuestro hogar y la armonía va a ir surgiendo.

Pero no solo basta con limpiar; el orden también es fundamental para el Feng Shui del hogar. De esta manera conseguiremos alcanzar el equilibrio perfecto entre espacio, muebles y objetos. Y comenzando por el recibidor, procura no recargarlo de decoración. Con un jarrón de flores o un cuadro es suficiente para que, cuando entres en casa, la primera impresión con la que te encuentres sea positiva.

Y como cada habitación tiene su función, hay que dedicarles un trabajo diferente a cada una. La parte más importante según el Feng Shui es el dormitorio. En nuestro lugar de descanso no hay espacio para el televisor, ya que este nos dificulta la conciliación del sueño. Tanto el sonido como la luz de la televisión son negativas para la armonía de esta teoría taoísta.

La cama, por supuesto, es la principal protagonista del espacio. Esta debe colocarse en diagonal y opuesta a la puerta para garantizar el buen descanso. Mejor si tiene cabecero, puesto que este es sinónimo de estabilidad, y lo ideal son que optes por colores suaves y claros que recubran tu sitio de reposo, ya que evocan tranquilidad.

El salón es el corazón, la parte social de la casa. En este caso el epicentro de la sala son los sofás. Es importante que los coloques sin enfrentarlos entre ellos, sino mejor en forma de L. Y para canalizar las buenas energías, es importante que haya luz en la sala para que brille todo el espacio como llamada a la energía. Si careces de foco de luz natural, opta como segunda medida por lámparas o iluminación general que aporte ese toque de vida que el salón necesita.

Y por último el cuarto de baño; y es que lo ideal para esta sala es que esté lejos de la cocina para evitar los malos olores que puedan perturbar el relax. El orden en este espacio es fundamental para el Feng Shui, además de evitar cualquier elemento que perturbe la calma y rompa la armonía, como estridentes imágenes o decoración excesiva. En este caso, las plantas son unas buenas aliadas que contribuyen al equilibrio de los elementos.

Consigue la armonía en tu hogar

¿Ya tienes claro cómo organizar el Feng Shui de tu casa? Pues ahora solo queda ponerlo en práctica. Estamos seguros que harás de tu hogar el lugar perfecto en el que pasar las horas de descanso. Lo más importante es que tanto tú como tu familia os sintáis a gusto y protegidos en vuestro hogar.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 23/04/2018