¿En qué consiste la hipoteca multidivisa?

hipotecas-multidivisa

En los últimos años, hemos podido leer muchas noticias acerca de los productos financieros que los bancos habían estado ofreciendo a sus clientes sin que estos fueran explicados con  suficiente claridad. Estos productos contenían muchas variables que, en algunas ocasiones, han acabado afectando a la deuda de la hipoteca. Uno de estos productos son las hipotecas multidivisa.

Hipotecas Multidivisa

Las hipotecas multidivisa son un cruce entre un préstamo hipotecario y un producto de inversión; es decir, con esta hipoteca el cliente puede realizar el pago de su préstamo mediante otra divisa distinta al euro. Este préstamo se realiza en una o más monedas extranjeras como, por ejemplo, el yen japonés, el dólar o el franco suizo. Registrar el préstamo en diferentes divisas permite aprovecharse de las grandes diferencias entre los tipos de interés de las economías internacionales.

En Europa, se utiliza el euríbor pero todos los préstamos multidivisa utilizan un tipo de interés común, llamado libor, que fluctúa según tipos de interés y las previsiones económicas de cada país.

Con las hipotecas multidivisa, pagaremos unas cuotas, que se dividen en dos, una encargada de devolver el capital y otra que constituye  los intereses.  Así mismo el tipo de cambio en estas hipotecas  es fundamental  y está estrechamente vinculado a los cálculos realizados, afecta de tal forma, que la cuota a pagar se puede reducir de una forma considerable o aumentar nuestra deuda.

¿Cómo funciona la hipoteca multidivisa?

El banco no entrega al cliente la divisa, sino que recalcula el préstamo tomando como valor el tipo de cambio de interés de una divisa determinada. Es, por tanto, un producto especulativo, ya que la depreciación de la moneda le puede suponer un alto riesgo y aumentar los costes por tener la hipoteca en esa divisa. Las hipotecas de este tipo pueden sufrir cambios relacionados tanto con las subidas en los tipos de interés, como con la apreciación o depreciación de la divisa.

Consecuencia de los cambios de los tipos de interés, aumenta el capital pendiente de amortizar, por lo que en su cuota hipotecaria el cliente seguirá pagando los mismos intereses, o más, pero el capital para amortizar muchas veces no disminuye, sino que aumenta.

En cuanto a las variaciones de la divisa:

Cuando se aprecia la moneda de referencia frente al euro, se necesitar más euros para conseguir la misma cantidad de la divisa, con lo que, pagaremos más por nuestra hipoteca.

En caso de depreciación, notaremos una reducción en nuestra hipoteca puesto que, con nuestra misma cantidad de euros podemos optar a una mayor cantidad de divisa.

Al ser un producto con un especial riesgo, se está investigando si los bancos daban la información al cliente de forma completa y transparente y si tenían en cuenta el perfil del cliente al que se lo ofrecían, ya que se debe poseer un conocimiento muy alto a nivel jurídico y financiero para comprenderlo adecuadamente y ya han salido varias sentencias a favor de los hipotecados.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 25/12/2016