Disfruta del tiempo en casa

Disfruta del tiempo en casa

Los mejores placeres del hogar

¿Qué es lo que te hace sentirte como en casa? Lo que nosotros denominamos ‘hogar’, es ese lugar al que vamos al final del día, a donde siempre regresamos porque nos sentimos a gusto. Es algo realmente nuestro. Da lo mismo que estemos solos o en compañía, porque es nuestro espacio al que le hemos puesto amor, atención y cuidado.

Nosotros queremos que sientas que ese lugar, al que le has puesto amor, atención y cuidado, sea tu espacio de comodidad, bienestar y relajación; donde te sientas seguro. Y, ¿qué hace de ello nuestro hogar? Cada uno tiene sus costumbres, pero hay una serie de places que, indudablemente, hacen de esos metros cuadrados un retiro especial.

Placeres que no se pueden comprar

¿Qué hay mejor que quitarte los zapatos y caminar descalzo por la casa, nada más llegar después de un largo día de trabajo? Pues nada, claramente, sobre todo si habitúas llevar zapatos ajustados, altos, o por alguna razón u otra, incómodos. Y es que, andar por la casa sin calzado ofrece beneficios al cuerpo. Nuestra piel es un conductor eléctrico, y el lugar para conectarse es justamente el centro del pie que, según la medicina china es un punto que naturalmente causa relajación.

Además, andar descalzo disminuye los procesos inflamatorios que las largas caminatas o el agobio, pueden producir. Otro beneficio es que las defensas contra el estrés también aumentan. Se equilibra el cuerpo y el movimiento de la espalda, el rango del movimiento físico mejora considerablemente, y sentimos una sensación de libertad que nos hace ser nosotros mismos. ¿Y qué mejor lugar para esto que nuestro propio hogar? Si no eres de los que suelen descalzarse, ¡ya va siendo hora!

¿Tienes bañera en casa? Si la respuesta es afirmativa, encuentra el momento perfecto para disfrutar de un baño relajante en casa sobre el que liberar todas y cada una de las tensiones del día. Lo ideal es crear un buen ambiente con luz tenue de velas, incienso y una pastilla de burbujas, para sumergirnos en un agua caliente que relaje cada músculo de nuestro cuerpo

Y es que nuestro sistema también agradece el contacto con el agua caliente. Esta funciona como una especie de ejercicio para los vasos sanguíneos, que ayuda a mejorar la circulación. El agua genera una presión física sobre el cuerpo, y hace que la capacidad del corazón aumente.

¡Fuera pastillas! Porque un baño caliente ayuda a conciliar el sueño. La temperatura alta del agua relaja los músculos doloridos y alivia las contracturas. Nos relaja tanto física, como mentalmente, de cara a un buen preludio del sueño. Y además, purifica la piel. El calor ayuda a abrir nuestros poros, que liberan así todas las impurezas que han acumulado durante el día.

¿Y por qué no hacer de nuestra mayor tradición una realidad? Nuestro hogar es el lugar ideal para dormir una siesta. Es muy beneficios para el organismo, ya que nos relaja, despeja, y nos permite renovar energías para continuar el día. Al contrario que muchos dicen, la siesta no nos tiene por qué impedir conciliar el sueño por la noche, siempre y cuando no abusemos de ella. Una media de 20 minutos de siesta es lo idóneo para nuestro pequeño reposo, no más, puesto que perderíamos, sino, nuestro ritmo de día y nos acabaríamos sintiendo más cansados de lo que estábamos cuando nos acostamos.

¡Es hora de las series! ¿Qué estás siguiendo ahora? Peaky Blinders, Stranger Things… o quizás Juego de Tronos. Tu casa es el lugar perfecto para poner en marcha tu imaginación y disfrutar de un tiempo para ver tu serie preferida. Es donde podemos reírnos a carcajadas o llorar a mares sin que molestemos a nadie. Incluso, lo podemos acompañar de un tentempié con el que saborear aún más, cada uno de los minutos reproducidos.

El amor no es siempre entre humanos, y es que muchas veces, las mascotas nos dan más cariño que cualquier otra persona. Nuestro hogar también lo es para nuestro perro, gato o tortuga. Allí puedes compartir tiempo con ellos, y disfrutar cada uno de los momentos de alegría que dan. El cariño incondicional no se compra.

Y cómo no, tu hogar es el sitio perfecto para poner tu música favorita a todo volumen. Escucha cada nota, baila, canta… haz lo que quieras, porque tu casa es tuya y de nadie más. La música estimula los sentidos, mejora el estado de ánimo y es muy beneficiosa para fomentar la creatividad y sacar a flote nuestras emociones. Sube los decibelios y experimenta esa sensación de libertad y bienestar que tu canción preferida hace que sientas.

Tu casa es tu santuario

¿Te gustan nuestras propuestas? Haz de tu tiempo libre un sueño, y disfruta de cada momento en casa. Mimarse a sí mismo no es ser egoísta, es quererte un poquito más. Para ello, pon en práctica estos placeres fundamentales, y verás cómo mejora tu estado de ánimo y tu actividad física y emocional del día a día.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 13/03/2018