Desgravación por hipoteca

desgravacion por hipoteca

Cuando llega el mes de junio y tenemos que hacer nuestra declaración de hacienda, siempre surge la misma pregunta: ¿me desgravará la hipoteca?
La respuesta dependerá de diversos factores, pero deberán cumplirse los siguientes requisitos:
Los gastos de hipoteca serán deducibles si hemos comprado la vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013. Si compramos nuestra casa con posterioridad a esa fecha, no podremos deducirnos nada en el IRPF, con la excepción de si lo hemos hecho en Navarra o en el País Vasco, donde todavía se mantienen estas deducciones y seguiremos teniendo el derecho a desgravar hasta el 15% de las aportaciones con un límite de 9.040 € por cada uno de los contribuyentes.
Rehabilitación de una nueva vivienda habitual, también si la hemos realizado antes de enero de 2013.
Construcción, reformas y ampliación de inmuebles, pero solo por la cantidad pendiente de amortizar de ejercicios anteriores.

En el caso de adecuación de la vivienda por motivos de minusvalía, siempre que comenzara esta rehabilitación antes del 1 de enero de 2013 y termine antes de 2017 y con un límite de 12.080 €.

Depósitos en una cuenta ahorro vivienda.

Según la Ley, un requisito para poder desgravarnos en la declaración de la renta es destinar el dinero de la compra a una vivienda cuyo uso vaya a ser el de vivienda habitual o a la rehabilitación de esta. La desgravación por la vivienda habitual es una de las formas para pagar menos impuestos en la renta. Pero antes, vamos a aclarar cuando un inmueble se considera vivienda habitual a efectos tributarios:
Cuando es nuestra residencia por un plazo continuado durante un mínimo de 3 años desde que se adquirió.
Si es habitada por el contribuyente permanentemente y de forma efectiva antes de los 12 meses después de su fecha de compra o finalización de las obras de reforma.
Se considerarán también parte de la vivienda habitual los anexos, como pueden ser trastero, garaje, jardín, etc., siempre y cuando estos se hayan adquirido conjuntamente con la vivienda.
Si nos hemos trasladado a otro lugar, habremos perdido ese derecho de desgravación.
Otro aspecto a tener en cuenta es si hemos hecho algún cambio en la hipoteca, como puede ser destinar el dinero de esa hipoteca a una compra distinta a la vivienda habitual. En ese caso, esa parte no nos la podremos desgravar. Por ejemplo, si cuando al solicitar una hipoteca nos han concedido un dinero extra para amueblar la casa o comprar un coche, o también si se ha unido su préstamo hipotecario a otras deudas. En estos casos solo podremos deducirnos en el IRPF la parte proporcional de las cuotas hipotecarias que se destinen a adquisición de vivienda habitual, no el total de la cuota.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 2/12/2016