Consejos para sobrevivir al verano

Consejos para sobrevivir al verano

5 prácticas para mantenerse fresco ahorrando energía

Durante los meses de verano, el gasto por consumo energético entre las familias suele dispararse. Las altas temperaturas nos llevan a gastar más para combatir el calor sofocante. Neveras funcionando a máxima capacidad o aires acondicionados encendidos durante toda la noche, se ven reflejados en la factura mensual. Sin embargo, existen diferentes técnicas que nos pueden ayudar a bajar la temperatura de nuestro hogar sin disparar el consumo.

1.- Autorregula tu hogar.

Mantén las ventanas abiertas durante la noche y las primeras horas de la mañana. Son las horas más frescas del día, y la temperatura del interior bajará. El efecto será más palpable si generas corrientes de aire dentro de la casa, así que mantén, además de las ventanas, las puertas abiertas. Generarás una brisa natural que recorrerá todo tu hogar, enfriándolo. A partir de las 11, cuando el calor empieza a apretar, cierra todos los vanos y baja las persianas para mantener el frescor interior y aislarte de las altas temperaturas exteriores.

2. Utiliza la luz natural.

No todo durante el verano van a ser gastos. Una buena manera de ahorrar en la factura de la electricidad, es aprovechar la luz natural. Los días son mucho más largos, así que podrás aprovechar la luz solar y reducir el uso de bombillas. Eso sí, recuerda que la luz es energía, y que por tanto aumenta la temperatura ambiental. En las horas centrales del día intenta mantener la casa en penumbra, sin usar luces ni aparatos más allá de lo imprescindible.

3. Elige el ventilador en lugar del aire acondicionado.

Si bien no es tan efectivo, si que ayuda a descender la temperatura de la habitación entre 3 y 5 grados, y consume un 90% menos. Si no te queda otra opción que usar el aire acondicionado, mantenlo a una temperatura entre 24 y 26 grados, y cierra las puertas de la habitación en la que lo estés usando para evitar el despilfarro.

4. Ropa ligera y comida fresca.

Llevar manga corta es una elección obvia, pero lo que mucha gente desconoce es la importancia del tejido de la ropa para sentirnos más frescos. Usa tejidos naturales, como el algodón y el lino, y evita los sintéticos, tanto en vestimenta como en ropa de cama.
Además, es importante incrementar el consumo de agua para reponer el líquido perdido. Tomar mucha fruta fresca, como melón y sandía, ensaladas, sopas frías y gazpachos, nos ayudará a reducir nuestra temperatura interior, lo que se reflejará en nuestra sensación térmica.

5. Duchas templadas.

Aunque pueda sorprendernos, las duchas de agua fría no son la mejor elección para bajar nuestra temperatura. El alivio será temporal, ya que nuestro cuerpo interpretará esa bajada brusca de la temperatura provocada por el agua fría como algo anormal, y para combatirlo reactivará nuestro metabolismo para volver a normalizar nuestra temperatura. Esto se traduce como una sensación de calor aún mayor al poco rato de salir de la ducha. Por ello, en verano, mejor las duchas de agua templada.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 7/07/2017