Consejos para pagar tu hipoteca

Consejos para pagar tu hipoteca

Consejos para administrarte económicamente en tu hipoteca

Entrar en una hipoteca para realizar el pago de tu domicilio es una apuesta firme hacia el futuro. Si ya has encontrado el hogar perfecto en el que relajarte y descansar, una manera cómoda de establecer las cuotas de pago del domicilio es mediante una hipoteca.

Esta implica una contribución al banco dividida en periodos mensuales, por lo que debes contar con una parte de desembolso dedicado a tu hogar. Y para que no tengas ningún inconveniente en este aspecto, hoy te traemos algunos consejos para que te administres económicamente en función de tus gastos.

Lleva la batuta de tus gastos

Los créditos hipotecarios forman parte del día a día de la mayoría de las personas, y es que en la actualidad, adquirir una vivienda se considera un paso de avance. Tener un techo propio es realmente importante para garantizarte tanto a tí mismo como a tu familia una seguridad inmobiliaria.

Para empezar, un buen manejo del crédito hipotecario dependerá de que tengas disponibles los recursos necesarios para pagarlo. Lo primero de todo es evaluar tu situación económica y garantizar que tienes solvencia no solo en la actualidad, sino también para un futuro.

Una vez comprobado este paso, deberás analizar tu flujo de efectivo, es decir, la manera en la que se comporta tu dinero a través del mes. Esto es, tener claro tanto los gastos como los ingresos que tendrás que afrontar. Un consejo para ello es que hagas un planning mensual por escrito para fijar cada uno de los movimientos y saber cuál es tu situación exacta.

Para ello también tienes que mirar hacia el futuro para prever posibles gastos extraordinarios. Por otra parte, no hagas gastos que no puedas afrontar, ya que nos puede crear un desajuste en nuestra economía. Las cuestiones económicas es importante analizarlas en frío. Si te organizas correctamente en cada uno de estos aspectos, realizar el pago de tu hipoteca no va a suponerte graves inconvenientes.

Que los gastos no superen los ingresos

Crear un fondo de contingencia es una decisión muy sabia para pagar la hipoteca. Es un dinero que guardas a parte, y que está destinado únicamente a realizar las cuotas de la hipoteca. De esta manera te aseguras que no vas a gastar esos ingresos y que los van a tener guardados para asegurar tu propio hogar.

Es muy recomendable que los gastos no superen los ingresos. Quedarse a cero tampoco es agradable, así que procura siempre tener una cantidad menor de gastos que de ingresos que entran en tu cuento. Eso se consigue ahorrando sobre un 10% todos los meses de nuestro salario neto mensual.

Para ello, lo más recomendable es dividir cada partida de gasto en función de su importancia cuantitativa y atendiendo a si podemos prescindir de ella o no. Por ejemplo, el pago de las deudas son prioritarios y el gasto en comida es necesario; sin embargo, sí podremos prescindir en un momento dado de utilizar el vehículo para irnos de vacaciones, por ejemplo.

En cuanto al periodo de amortización…

Muchas veces alargar el pago de la vivienda no es lo mejor. Una vez analizada tu situación económica frente al gasto de única hipoteca, realmente compensa terminar de pagarla en un periodo de tiempo que sea lo más reducido posible. Y es que cuanto más dure el pago, más intereses estamos pagando, lo que hace aumentar el precio final de inmueble.

Además, aunque el interés ofrecido pueda resultar aparentemente atractivo, debemos tener en cuenta los gastos añadidos que puedan suponer los productos extras contratados. No siempre la reducción del interés no siempre es lo más conveniente.

En definitiva, es necesario prestar atención a cada uno de los puntos, tanto de la propia hipoteca, como de la solvencia económica personal que tengas, ya que lo que realmente es importante es que tengas para tí una vivienda a la que puedas llamar hogar.

Una vez tengas todos estos puntos controlados, conseguir un casa es pan comido. Un espacio completamente tuyo al que puedas regresar cada día y sentirte cómodo y despreocupado. Lo primero eres tú y tu vivienda. Disfruta de lo que te pertenece.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 13/08/2018