Consejos para alquilar tu vivienda

Qué tener en cuenta antes de alquilar tu vivienda.

Qué debes tener en cuenta antes de poner tu vivienda en alquiler

Vivir de alquiler se ha convertido en una tendencia a la alza en España en los últimos años. La situación económica actual ha reducido el porcentaje de compra-venta de inmuebles. Así los propietarios de dos o más inmuebles encuentran cada vez más dificultades a la hora de vender una casa. Y mantener una casa vacía no es precisamente barato. Según un reciente estudio, el coste medio de mantener un inmueble no habitado es de unos dos mil euros anuales. Una solución a corto o medio plazo para paliar estos costes y obtener unos ingresos extra puede ser alquilar tu vivienda.
A continuación describimos algunos consejos para alquilar tu inmueble de manera rápida y segura.

Ten en cuenta el perfil de inquilino.

En España, el promedio de edad de la gente que vive de alquiler es de unos treinta años. Por tanto, es positivo adecuar la vivienda a ese perfil: paredes de colores neutros, muebles modernos, habitaciones espaciosas y poco recargadas. Además es imprescindible que el piso esté limpio y sin nada pendiente de reparar. Si a tu inquilino no le importa que el piso esté sucio o con elementos dañados, probablemente no se preocupe de mantenerlo en buen estado.

Asegúrate de la solvencia de tu inquilino.

Para ello, además de la usual fianza para cubrir desperfectos o impagos, es importante conocer la situación laboral y económica de los candidatos. Para ello, puedes solicitar su última nómina o su contrato de trabajo. También puedes consultar registros de morosidad para comprobar que no existen precedentes de impago. Algunos arrendadores solicitan alguna mensualidad extra para garantizar los pagos, o incluso avales personales o bancarios. Es aconsejable ser cauto con este tipo de imposiciones, pues es probable que podamos ahuyentar a buenos candidatos, y durante el tiempo que tengamos el inmueble vacío, le estamos perdiendo dinero.

Haz uso de intermediarios oficiales.

Numerosos ayuntamientos disponen de un servicio público de alquiler de viviendas. La única condición es ofertar tu vivienda a un precio más bajo de que se alquilaría en el mercado. Estos precios más bajos ayudan a encontrar inquilinos inmediatamente. A cambio te ahorrarás tener que desplazarte al inmueble cada vez que tengas que enseñarlo o hacer una entrevista, y te aseguras de que tu piso va a estar cuidado y que recibirás tus mensualidades sin falta. Es una buena manera de despreocuparte y obtener garantías de mantenimiento y pago.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 22/08/2016