¿Compro o alquilo una vivienda?

ventajas-e-inconvenientes-de-comprar-y-alquilar

Ventajas e inconvenientes de comprar y alquilar una vivienda

Esta es una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos a la hora de elegir una vivienda, ya que la decisión de alquilar o comprar casa tendrá un impacto muy importante en nuestra economía doméstica, en la gestión de nuestras finanzas personales y representará la mayoría de nuestro patrimonio neto. Debemos, por tanto, conocer las ventajas e inconvenientes de ambas situaciones.

Ventajas de alquilar una vivienda

Todos hemos oído alguna vez aquello de “alquilar es tirar el dinero”, pero aquí le vamos a mostrar algunas ventajas de alquilar:
• Con el mismo presupuesto que tendría destinado a pagar su cuota mensual de la hipoteca, puede vivir en una zona mejor, en una casa más grande y con mejores equipamientos.
• Comparado con una hipoteca, el alquiler es un compromiso de menor duración.
• El arrendador se hace cargo de las reparaciones.
• Podemos ahorrarnos la compra y el mantenimiento de los electrodomésticos y, en algunos casos, de los muebles, ya que pueden estar incluidos en el alquiler.
• Para alquilar necesita menos ahorros iniciales, no es necesario hacer un desembolso inicial tan cuantioso como la entrada de una vivienda
• Su arrendador no investigarán su historial crediticio de la forma en que lo hacen los bancos y el alquiler implica menores gestiones que comprar una casa.
• Las condiciones para firmar un contrato de alquiler son más sencillas que las de los bancos para contratar una hipoteca.
• Si tiene problemas de pago debido a la pérdida de empleo o a la reducción de su salario, podrá mudarse rápida y fácilmente a una casa más barata.

Inconvenientes de alquilar:

• Los arreglos y adecuaciones están limitados y los gastos son irrecuperables, ya que las mejoras en la vivienda que haya realizado se pierden al dejar el piso. Además, dichos arreglos necesitarán el permiso del dueño del inmueble.
• Pasará a tener una relación obligada con el propietario, ya que tendrá que negociar, quién paga los suministros, las reparaciones o qué pasa si quiere dejar el piso antes de que finalice el tiempo pactado en el contrato de alquiler.
• La vivienda nunca llegará a ser suya.
• Finalizado el tiempo de contrato firmado y las prórrogas obligatorias, el propietario puede decidir dejar de alquilar la vivienda, con lo que puede tener que abandonarla si el arrendatario así lo decide.

Ventajas de comprar

• Al comprar, está invirtiendo el dinero mensual que destina a la vivienda en un activo físico.
• Además la propiedad genera patrimonio y estabilidad. Una vez lo haya pagado será completamente suyo y no volverá a preocuparse por pagar nada más. Pero debe tener en cuenta que seguirá pagando los diferentes impuestos como el IBI, el impuesto de basura.
• Tendrá una vivienda cuando se jubile. Uno de los miedos de muchas personas es saber qué pasará una vez se jubilen, pero si tiene casa propia, contará con lugar en el que residir.
• Con una hipoteca de tasa fija, sus pagos mensuales serán iguales durante todo el préstamo. Y el interés de su hipoteca puede ser deducible de impuestos.
• Si el valor de su vivienda aumenta, al venderla puede obtener una ganancia.
• Puede hacer cambios o mejoras como lo desee y no tiene que depender de un arrendador para mantener su propiedad.
• Podrá generar ingresos pasivos. Si tiene una vivienda tiene un activo por el que puede obtener un rendimiento, por ejemplo, alquilándola. Y si fallece sus hijos u otros familiares pueden heredar la vivienda.

Inconvenientes de comprar una vivienda

• Hay que efectuar un significativo desembolso inicial y habrá que afrontar gastos complementarios como, por ejemplo, impuestos, escritura o gastos de notaría que puede llegar a ser hasta del 20% del valor de la propiedad.

• Necesitará una fuente de ingresos constante y estable. Si se reduce su sueldo o inclusos le despiden, deberá seguir pagando la hipoteca y si gana más tendrás que conformarse con el acuerdo que ya ha firmado, ya que cambiarlo conlleva una serie de costes.
• Estará “atado” al lugar donde se encuentra su casa y, en caso de verse a forzado a mudarse, será más complicado que si viviera en una casa alquilada.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 8/12/2016