Comprar una casa nueva, de segunda mano o sobre plano

elegir casa comprar

Elegir una casa para comprar

Son muchas las dudas que surgen a la hora de comprar una casa. Y es que al fin y al cabo, la adquisición de un inmueble conlleva una inversión a largo plazo, y definirá gran parte de nuestra vida. Por ejemplo, su ubicación con respecto a nuestro espacio de trabajo condicionará nuestras horas de ocio, así como la necesidad de usar transporte público o coche propio, o el número de habitaciones determinará nuestra planificación familiar. Una de las dudas más frecuentes, consiste en elegir entre una casa nueva, una de segunda mano o una que aún está por hacer. Y es que cada opción conlleva una serie de ventajas e inconvenientes.

Comprar una casa nueva

Siempre es satisfactorio estrenar, y en el caso de algo tan íntimo como una casa, más aún. Normalmente, las calidades y los acabados tienen una calidad superior con respecto a las viviendas usadas. La parte negativa suele ser su ubicación. Es complicado encontrar viviendas de nueva construcción vacías y situadas en los barrios principales de las grandes ciudades. Normalmente, si queremos acceder a una casa nueva a un precio asequible, debemos desplazarnos a barrios periféricos o buscar en ciudades dormitorio.

Comprar una casa usada

Si nos decantamos por comprar una casa de segunda mano, tendremos acceso a una mayor oferta en zonas con una buena ubicación. Sólo tenemos que cargarnos de paciencia y prepararnos para visitar un buen número de candidatas. Tal y como hemos comentado antes, una de las mayores ventajas de comprar una casa a su anterior propietario es que podemos acceder a barrios afianzados de la ciudad, con todas las ventajas que ello supone: comunicación, servicios, opciones culturales y de ocio, etc. Otra ventaja es que una casa ya usada suele resultar más asequible, aunque hay que tener en cuenta que una ubicación privilegiada encarece considerablemente el precio del inmueble. Entre los inconvenientes, resalta la importancia de revisar el estado de la casa antes de adquirirla. No sólo aquello que se ve a simple vista, como la pintura, puertas y ventanas y demás acabados. Normalmente las reparaciones más costosas implican zonas que no se aprecian a simple vista, tales como la instalación eléctrica. Si vamos a comprar un piso, también es importante ser consciente de la longevidad y el estado del edificio.

Comprar sobre plano

En el caso de que decidamos comprar una vivienda antes de ser construida, es importante que nos garanticen que se va a cumplir todo aquello por lo que estamos pagando. Para evitar posibles fraudes, es importante no firmar contrato alguno ni adelantar dinero antes de hacer una serie de comprobaciones, tales como que la promotora exista y esté inscrita en el Registro Mercantil, que posee un seguro que asegure la devolución de la inversión en el caso de que la construcción se cancelase o se demorase, que el solar esté inscrito a nombre de la promotora y que se cuenten con todos los permisos pertinentes de la Administración. Actualmente, muchas constructoras permiten al comprador la decisión de pequeños cambios en la ejecución de la obra, tales como unir o separar distintas estancias, o elegir las características de ciertos acabados, lo cual puede ser muy interesante para conseguir una casa totalmente acorde a nuestras necesidades.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 6/09/2016