Comodidad en el hogar

comodidad en el hogar

Claves para no pasar calor en casa durante el verano

El verano es esa época del año que todos esperamos con fervor, ya que trae consigo un largo período vacacional, desconexión, días más largos y más alegría, entre otras ventajas. Sin embargo, hay otro factor que la época estival también implanta, y que no a todos nos gusta tanto: el calor.

El calor puede tornarse un verdadero problema, sobre todo durante las horas centrales del día y dependiendo de la zona en la que nos encontremos. El termómetro llega a subir hasta temperaturas que no todo el mundo soporta bien.

Muchas veces recurrimos al efecto refrescante que nos proporciona el aire acondicionado, el cual logra mantener la estancia en la que se encuentre instalado fresca y a una temperatura invariable durante el tiempo que lo utilicemos. Sin embargo, el aire acondicionado no es un buen aliado en la mayoría de casos.

Por este motivo, en esta publicación vamos a desvelarte algunos trucos para que tu casa se mantenga siempre refrigerada y a una buena temperatura durante los meses más calurosos del año, sin necesidad de instalar aire acondicionado. Si hacemos caso a los consejos que nos brinda la sabiduría popular, lograremos estar frescos durante todo el verano.

Baja todas las persianas y los toldos durante las horas centrales

Aunque pueda parecer un encerramiento, es uno de los trucos más efectivos para combatir el calor durante esas horas en las que el mercurio no nos da tregua. Si bajamos las persianas, y echamos el toldo, logramos un aislamiento del calor en la casa, por lo que evitamos que la temperatura suba en el interior del hogar.

Durante estas horas es también recomendable cerrar todas las puertas, ya que logramos aislar todas las estancias del calor. Normalmente, siempre hay alguna habitación más cálida que el resto, por lo que, si cerramos las puertas, conseguimos aislar de este calor al resto de las estancias.

Intenta mantenerte hidratado

Durante el verano, es muy importante que bebamos mucha cantidad de agua, ya que mantenemos el cuerpo hidratado. En esta época del año, el cuerpo suda más como refrigerante natural, por lo que es necesario beber agua para reponer toda la que perdemos mediante este mecanismo natural. Además, también regula y rebaja la temperatura corporal.

Consume comidas frescas y ligeras

Comidas como el gazpacho o las ensaladas ayudan a rebajar la temperatura corporal, además de hidratarnos y proporcionarnos los nutrientes que necesitamos para afrontar las altas temperaturas.

Los platos como las lentejas, el cocido, pizzas, entre otros, requieren un esfuerzo mayor para el organismo durante la digestión, y ese mecanismo produce más calor, por lo que es recomendable evitar las comidas copiosas en la medida de lo posible.

Aprovecha para ventilar la casa cuando el sol se pone

Las mejores horas para ventilar el hogar de manera natural son las de la noche, ya que el sol se ha puesto y la temperatura es perfecta para disfrutar fuera de casa. Es en estas horas donde puedes jugar con la ventilación, de manera que la casa se refresque y la temperatura interior baje. También se puede hacer durante las primeras horas de la mañana, cuando el sol aún no calienta el ambiente.

Los ventiladores pueden ser muy buenos aliados

Durante las horas centrales, además de bajar las persianas, podemos hacer uso de un ventilador para refrescarnos cuando las temperaturas son demasiado altas. Hay quien utiliza también el truco del hielo, es decir, colocan un hielo delante del ventilador para que el aire que genera sea aún más fresco, aunque eso ya lo dejamos a tu gusto.

Apuesta por el algodón

El algodón es un material fresco y ligero, que ayuda a que nuestra temperatura corporal no ascienda. No solo puedes utilizarlo en la ropa del día a día, sino que también puede resultar un buen aliado para nuestras sábanas. De esta manera, evitaremos el calor durante las primeras horas de la noche. También puedes mantenerlas en un lugar fresco para que, al ir a acostarte, las sábanas estén frías y no aporten calor.

Evita encender las luces y los electrodomésticos, sobre todo en las horas centrales

Las luces, la televisión y otros electrodomésticos producen calor, por lo que se recomienda no hacer uso de ellos, en la medida de lo posible, durante las horas centrales, en las que la temperatura exterior sube. El objetivo es no aportar focos de calor dentro de la casa para mantenerla lo más refrigerada posible.

Como ya hemos visto, es posible lograr mantener una temperatura agradable dentro de nuestros hogares durante los meses de verano sin necesidad de utilizar cualquier aparato de aire acondicionado. Basta con seguir estos trucos al pie de la letra, y notarás cómo las altas temperaturas de verano se sobrellevan mejor. No olvides refrescarte haciendo uso de las piscinas. ¡Es la mejor época para disfrutarlas!

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 9/07/2018