Cómo organizar los gastos de tu casa

Cómo organizar los gastos de tu casa

Economía doméstica

Como ya sabrás, sacar adelante una familia es una aventura en toda regla. Al final de mes, todo resta, y nos puede resultar complicado mantener a flote nuestra economía familiar. Por este motivo, controlar todos los gastos y economizarlos para poder desahogarnos en la recta final del mes se convierte en una tarea crucial para permitirnos respirar con tranquilidad.

Ahora bien, somos conscientes de que esta tarea puede ser algo tediosa a la hora de llevarla a la práctica, ya que los gastos suelen acumularse. ¿Cómo salir de esta rúbrica y poder ahorrar para futuros planes?

Desde Seguros Reinicia, vamos a proponerte un modelo para que puedas organizar la economía doméstica sin tener que renunciar a determinados caprichos y que, al fin, puedas llegar más desahogado en la recta final del mes.

Realiza un control general de tus gastos mensuales

Para empezar con la economización de los recursos familiares, es importante llevar un control mensual de tus gastos. Es un paso imprescindible, puesto que te permite tener una visión global de todo lo que se gasta, y en qué estamos invirtiendo más, nuestras prioridades.

Así, nos será posible reorganizarnos mejor para conseguir nuestros objetivos al final del mes. Para ello, tendrás que acceder a todos los movimientos de tu cuenta bancaria, lo que te permitirá analizar a grandes rasgos en qué se está invirtiendo el dinero familiar.

Una vez que lo hagamos, nos daremos cuenta de que, a grosso modo, los gastos pueden ser clasificados en dos grupos: los fijos y los variables.

Los gastos fijos son aquellos que se suceden siempre todos los meses, referentes a las facturas de luz, agua, gas o Internet (en la que ya también se suelen incluir los teléfonos fijos y móviles), la comida y ropa, entre otros. Por otro lado, los gastos variables son aquellos que resultan casi prescindibles, son esos pequeños caprichos que, de tanto en tanto, nos podemos permitir dados nuestros esfuerzos diarios. ¡Todo es necesario en esta vida!

Sin embargo, es de vital importancia que estos últimos no sobrepasen a los primeros ya que, si es así, nos veremos en serios apuros a la hora de afrontar el mes. Esta puede ser la base que necesitamos para empezar a organizarnos.

Prioriza los gastos para llegar al ahorro a final de mes

La priorización de todos los gastos que tenemos constituye, como ya te hemos indicado, un paso primordial para contribuir a mejorar la economía doméstica actual, y conseguir ahorrar y mantener reservas para cualquier imprevisto a finales de mes.

Un punto importante, que parece obvio, pero que la mayoría tendemos a pasar por alto, es el siguiente: nunca, pero nunca, debemos gastar más de los ingresos que generamos. Es primordial vivir acorde a nuestras posibilidades actuales, no por encima de ellas, pero tampoco por debajo: debemos mantener el equilibrio en todo momento para gozar de una buena economía doméstica.

Una vez que hemos asumido esta máxima, hay que priorizar todos los gastos que tenemos, de manera que podamos invertir más en los que mayor atención requieran, y se destine menos dinero en los menos necesarios o urgentes para el hogar.

Organiza un planning mensual

En cuanto a invertir en cada uno de los gastos, ¿cómo me organizo para poder destinar el dinero adecuado en cada uno de ellos? Desde Reinicia, te aconsejamos que confecciones un planning mensual en el que incluyas todos los gastos que tienes al mes, y que vayas apuntando el dinero que necesitas destinar en cada uno de ellos para equilibrar la balanza entre unos y otros.

Por ejemplo, con referencia a los gastos ineludibles de las facturas, aunque podemos reducir el consumo de electricidad y agua con pequeños gestos que veremos a continuación sin que repercuta en nuestra vida diaria; podemos hacernos una idea de cuánto dinero vamos a tener que abonar, dependiendo del mes concreto en el que nos situemos y lo que hayamos gastado. De esta manera, sabemos que hay una cantidad de nuestros ingresos que debemos destinar de manera inevitable a estas necesidades.

¿Cómo podemos ahorrar en ellos? Por ejemplo, en cuanto a la contratación de Internet, podemos contratar una tarifa que nos incluya todo lo que requerimos a un precio económico. ¡Compara todas las compañías y ofertas y escoge la tuya! En cuanto al agua, es importante no dejar correr el grifo cuando no lo estamos utilizando, sobre todo a la hora de usar el lavabo, la ducha o fregar los platos. Por último, con referencia a la electricidad, podemos aprovechar toda la luz del sol posible antes de encender la luz y, sobre todo, apagar la luz en las estancias que no se estén utilizando. No solo tus facturas, sino que el medioambiente también te lo agradecerá!

Otros gastos importantes son los referentes a la comida y la ropa. En el caso de los alimentos, podemos organizar otra planificación con las comidas que vamos a preparar durante cada semana, y adquirir los productos necesarios para su preparación, atendiendo a la fecha de caducidad de los mismos (cuanto más tiempo tarden en perecer, más tiempo tendremos para utilizarlos). También podemos comprar de más y congelarlo, muy util para el pescado y la carne. Así, aumentaremos su tiempo de caducidad.

Y, por último, la ropa. Esto nos puede causar quebraderos de cabeza si en la familia hay más de un hijo: uniformes escolares, la moda, y otros factores. Hay que ser racionales en cuanto a este consumo, y comprar cuando realmente se necesita, para que nuestro armario siempre esté renovado sin necesidad de derrochar.

Gracias a esta organización, podremos permitirnos un caprichito cada tanto, tan necesario, así como ahorrar para futuros planes o el mes que viene. ¡Que no cunda el pánico con la economía doméstica!

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 13/06/2018