Cómo hacer una permuta de viviendas

Qué es permuta de viviendas

Muchas familias eligen la opción de cambiarse de casa porque se les queda pequeña o necesitan mudarse por necesidades laborales, en ese caso se suelen plantear la opción de la permuta inmobiliaria o permuta de viviendas. Esta operación inmobiliaria consiste en el intercambio de viviendas, que puede ser una permuta inmobiliaria entre particulares.

El contrato de permuta está regulado en el Código Civil, dentro del Título V, concrétamente en el Artículo 1538 y consiguientes, que expresa lo siguiente, “La permuta es un contrato por el cual cada uno de los contratantes se obliga a dar una cosa para recibir otra”. Mediante esta máxima, cuando hayas encontrado a otra persona con la que realizar la permuta de viviendas se podrá poner en marcha dicho contrato.

 

Permuta inmobiliaria entre particulares

Nuestra misión es explicarte cómo se hace una permuta inmobiliaria de forma fácil y transparente, para que puedas llevarla a cabo por tu cuenta sin ningún inconveniente. Con una permuta de viviendas en España puedes intercambiar un terreno, un piso, un local o una casa. En el caso de que no tengas hipoteca y seas el propietario de la propiedad a permutar.

Para vender una casa por otra tienes que tasar el valor del inmueble y poner un precio a tu propiedad. Después, y ante notario, los dos compradores firman las escrituras de sus nuevas propiedades. Y, por último, ambas partes se entregan los bienes consolidándose la permuta de viviendas.

 

¿Hay gastos por permuta inmobiliaria?

Una permuta de viviendas no tiene un gasto fijo o exclusivo como tal, pero sí tienes que declarar y pagar impuestos de permuta inmobiliaria. Como es lógico, tienes que hacerte cargo de los gastos de notaría para hacer todo lo referente al contrato de permuta. Además, al adquirir una nueva vivienda tienes que pagar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD). Por consiguiente, deberás declarar tu nueva propiedad en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Y, por otro lado, abonar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Ahora que ya sabes en qué consiste una permuta inmobiliaria, si estás pensando en vender tu casa, sobre todo en grandes ciudades, seguro que encuentras un comprador que esté en tu misma situación y os interese un intercambio. ¿Qué opinas acerca de este contrato entre particulares?

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 21/11/2019