Comisiones de los bancos con la hipoteca

comisiones-bancarias

Qué otras comisiones cobran los bancos cuando ha contratado la hipoteca

Comisión de estudio, de apertura, de desistimiento total o parcial, por cancelación, por reclamación…

Aparte de los gastos de hipoteca tales como de notaria, gestoría, registros, tasación… etc. (de los que podrá encontrar mucha más información en nuestro artículo anterior: Gastos de una hipoteca), hay otros muchos gastos desconocidos con lo que se encontrará cuando contrate una hipoteca, y precisamente son desconocidos porque cada banco tiene su comisión y solo los vamos a conocer a ciencia cierta cuando haya contratado la hipoteca con ellos. En estos casos, como en todo, cada maestrillo tiene su librillo y cada banco su comisión.

Los más comunes son: comisión de estudio, de apertura, de desistimiento total o parcial, por cancelación, por amortización parcial o total, por subrogación, por novación, solicitud de período de carencia… vamos a ver algunos de ellos.

Al inicio de la operación del préstamo hipotecario

Comisión de estudio:

La entidad bancaria tiene que realizar una serie de gestiones y análisis para verificar su solvencia y los términos en los que se va a llevar a cabo la operación solicitada. Para cubrir estos trámites la entidad le cobrará un porcentaje sobre el importe solicitado.

Pero, ¿qué sucede si la entidad no le concede el préstamo? no le podrá cobrar esta comisión, pero podría exigirle los gastos que haya tenido que pagar su banco por la intervención de otros.

Comisión de apertura:

Es la cantidad de dinero que la entidad bancaria cobra por los trámites que debe realizar al formalizar el préstamo hipotecario y para cubrir los gastos administrativos y de gestión del préstamo. Esta comisión se suele pagar de una vez y suele ser un porcentaje sobre el capital prestado. En algunos casos, dependiendo de la cuantía del préstamo hipotecario, esta comisión englobará los gastos de estudio.

Comisiones por modificaciones importantes del contrato

Tenemos dos posibilidades para modificar algunas condiciones del contrato hipotecario: la novación de hipoteca, cambiando las condiciones con el mismo banco que le ha concedido su hipoteca, o la subrogación de hipoteca, cambiando su hipoteca de banco para conseguir mejores condiciones.

Pero antes debemos saber ¿qué es una novación de hipoteca?
La novación se produce cuando tiene una hipoteca con una entidad financiera y quiere hacer cambios en las condiciones del préstamo hipotecario convenidas después de la firma. Actualmente, gran parte de las operaciones de refinanciación o de salvamento hipotecario pasan por algún tipo de novación.

Cambios que podemos realizar con la novación: el plazo (una de las condiciones más modificadas), el tipo de interés pactado, el importe, las garantías o el sistema de liquidación.

La comisión de novación, puede variar entre el 0% y el 1.0% del importe total pendiente de amortizar y se abonará en el mismo instante de la firma de modificación de las escrituras de la hipoteca. En las novaciones cuyo objetivo sea la ampliación del plazo del préstamo, la entidad acreedora no podrá percibir por comisión de modificación de condiciones más del 0,1 por ciento de la cifra de capital pendiente de amortizar.

Comisión por desistimiento total o parcial:

Es la cantidad que un banco puede repercutir a un cliente deudor de un préstamo hipotecario si éste cancela el mismo antes de la fecha de vencimiento previamente pactada.

Al final de la operación podemos encontrarnos con comisiones por:

Comisión de subrogación:

Por Ley se establece un máximo del 0,5% del capital pendiente durante los 5 primeros años de la hipoteca y 0,25% a partir del sexto: entre 250 y 500 euros por cada 100.000 pendientes en el momento del cambio de banco.

Cancelación o amortización anticipada total

Puede ampliar la información de este tipo de comisiones en el post (Como funciona la amortización anticipada) que anteriormente publicamos en Academia Preventiva.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 11/12/2016