Cinco errores comunes al contratar una hipoteca

Cinco errores comunes al contratar una hipoteca

Hazte con la mejor hipoteca

Son muchos los españoles que creen saber lo suficiente sobre hipotecas como para tener la capacidad para elegir cual es la que mejor se adapta a sus particularidades. Sin embargo, esos conocimientos en lo referente a contrato bancarios suele proceder de la experiencia familiar en este tipo de cuestiones, que a veces puede estar desfasada, o de nuestro banco de confianza, que puede tener intereses en que contratemos en esa entidad. Es por ello que es común cometer errores a la hora de elegir un préstamo hipotecario. Para evitarlo, vamos a hacer un breve repaso sobre los cinco errores más comunes a la hora de contratar una hipoteca.

1 Evitar la banca online

No fiarse de las ofertas de los bancos online es algo muy extendido. En las gestiones bancarias la mayoría tiende a buscar oficinas físicas con asesores con los que poder hablar cara a cara. Sin embargo, esto puede provocar que nos perdamos ofertas muy competitivas y transparencia en los contratos.

2 No comparar diferentes opciones

La crisis de crédito de los bancos ha propiciado que los usuarios interesados en contratar una hipoteca se queden con el primer banco que se la conceda. Si bien, sigue siendo complicado que los bancos concedan crédito, no hemos de conformarnos con la primera opción. Podemos solicitar la hipoteca en diferentes entidades y elegir la que más nos convenga.

3 Considerar únicamente el interés

A la hora de comparar diferentes hipotecas, tendemos a fijarnos únicamente en el interés, como un método fiable para saber de antemano cuanto vamos a acabar pagando cada mes. Sin embargo, el coste de una hipoteca viene definido por otros muchos factores, tales como productos asociados, comisiones y gastos adicionales. Lo mejor es pedir una simulación de la hipoteca, y comparar a partir de dichas simulaciones.

4 Valorar nuestra capacidad de pago

Es necesario tener claro que el pago de una hipoteca no debe devorar literalmente nuestro sueldo. Existen muchos gastos más que no pueden ser desatendidos. Los expertos recomiendan que la hipoteca no supere más del 35% de nuestros ingresos totales.

5 Quedarnos sin ahorros

Normalmente, los costes iniciales de una hipoteca suele rondar el 20% del monto total de la hipoteca. A este 20% hay que sumar los gastos de gestoría, tasación, notaría e impuestos adicionales. Es importante tener claro cuanto nos va a suponer todo ello, para no agotar nuestros ahorros. Destinar una parte de nuestro presupuesto a imprevistos es propio de una buena gestión.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 31/08/2017