Casas del futuro

Casas del futuro

Así viviremos dentro de unos años

Actualmente, se están realizando grandes avances en el campo de la domótica con el fin de mejorar nuestra experiencia en el hogar para los próximos años. A pesar de lo que pudiera parecer, dichos cambios no son para nada triviales. Se podría pensar que los nuevos modelos de televisión o almohadas inteligentes son simples artefactos prescindibles y que simplemente mejoran nuestras experiencias de ocio. Sin embargo, los nuevos hogares inteligentes pueden suponer un cambio similar al que supusieron los smartphones en nuestra sociedad, en nuestra economía y en nuestro estilo de vida.

Autonomía y calidad de vida

Uno de los mayores avances en los hogares del futuro será el aumento de su autonomía. Ya no tendremos que preocuparnos por cosas tan triviales como ir a hacer la compra, regular la calefacción o tener que estar en casa para que nos hagan la lectura del contador. Si bien, cada vez es más común que los electrodomésticos de gama alta se puedan programar sin necesidad de estar en casa: desde la climatización, el robot de limpieza o la lavadora. Sin embargo, se espera que en el futuro se generalice esta tendencia, y que los electrodomésticos no solo se puedan programar, sino que además aprendan de nuestro hábitos. Partiendo de nuestras rutinas y de nuestros gustos particulares, encontraremos la cena hecha, la temperatura a nuestro gusto y la colada limpia y seca al llegar a nuestra casa.

Un centro de control en tu televisor

El salón ha sido tradicionalmente el centro de la actividad del hogar. Es por ello que no hay mejor zona desde la que controlar nuestra casa. Desde el sofá del salón y usando nuestra televisión, podremos observar que sucede en el resto de habitaciones, cargar nuestro coche eléctrico, revisar nuestro índice de gastos, limpiar el cuarto de baño o vigilar la pizza que tenemos en el horno.

Mejor calidad del sueño

Un gran porcentaje de la población sufre trastornos del sueño. Los más frecuentes suelen ser el insomnio o las apneas. Para corregir estos problemas en el futuro, se está trabajando en almohadas y colchones inteligentes, que permitan medir nuestros ritmos y posturas durante las horas de sueño y que se adapten a nuestra fisionomía para poder corregir nuestra postura y mejorar la calidad de nuestro descanso.

Comer más sano

Cocinar y hacer la compra acabarán siendo rutinas del pasado. Nuestro frigorífico inteligente llevará un inventario actualizado y pedirá la comida que vaya faltando según nuestras necesidades. Así no tendremos que preocuparnos de hacer la lista de la compra. Además, ofrecerá a los propietarios de la casa una dieta sana y variada que se adapte a los gustos y necesidades de cada miembro de la familia.

Espejos inteligentes

Otra de las novedades que llegarán a nuestros hogares en un futuro próximo son los espejos inteligentes. Sus funciones serán de lo más variadas, y estarán relacionadas tanto con la salud como con nuestra imagen. Por ejemplo, nos asesorarán y nos darán consejo para combinar nuestra ropa, o tendrán la capacidad de recordar y medir nuestros lunares, recomendando una visita al dermatólogo si fuese necesario.

El impacto del VR

Poco a poco, la realidad virtual se ha ido haciendo un hueco en el mundo de los contenidos multimedia. Se espera que, en un futuro próximo, se despliegue todo el potencial que esta tecnología ofrece. Por ejemplo, podremos dar un paseo virtual por nuestro propio hogar mientras probamos en tiempo real un catálogo de decoración, añadiendo y cambiando muebles y viendo como quedarían en nuestro salón o en nuestra cocina. También podemos planificar una reforma, aplicando a nuestra vivienda los planos en tres dimensiones que nos facilite el estudio de arquitectura. Es una manera cómoda y segura para no derrochar nuestro presupuesto en muebles, decoración o reformas que pueden no convencernos una vez instalados.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 12/09/2018