Alquiler con derecho a compra. Qué debemos tener en cuenta.

alquiler con opcion a compra

Los contratos de alquiler con opción a compra son un tipo de acuerdo cada vez más demandado debido a la situación del mercado inmobiliario de los últimos años.

¿En qué consiste un alquiler con opción a compra?
Es un contrato es de tipo mixto y surge de la combinación de dos subcontratos, uno de alquiler y otro de compra-venta. Se permite al inquilino alquilar una vivienda por un tiempo determinado. Una vez pasado este periodo, el inquilino tendrá derecho a comprar la vivienda con prioridad frente a otros compradores por un precio acordado previamente por las dos partes, al que se le descontarán las rentas del alquiler ya pagadas.

También debemos tener en cuenta que, según el Tribunal Supremo y para que sea vigente el contrato, deben aparecer claramente especificados el objeto del contrato y el precio. En este acuerdo, una de las partes concede a la otra, el inquilino, la decisión sobre la opción de la compra después de los años pactados del alquiler y al precio indicado en el momento en que se realice la firma del contrato. Además, se establece la cuantía de las cuotas de alquiler y el porcentaje de las mismas que se descontará al realizar la compra. Asimismo, quedará reflejado si se ha aportado una prima inicial.

Debido a que, como podemos ver, es un tipo de contrato un tanto complejo que no aparece como tal en el Código Civil pero sí que está aceptado en la Ley de arrendamientos urbanos, es recomendable solicitar ayuda legal en el momento de redactarlo o antes de firmarlo. En este contrato deben reflejarse claramente las condiciones que cada parte asumirá.

En la parte referida al alquiler, aparte de las condiciones típicas como la cantidad mensual de alquiler, deben especificarse las siguientes condiciones:
El número de años que el inquilino podrá estar arrendando la vivienda antes de que tenga el derecho a compra, con un máximo de cinco años.
En qué momento el inquilino podrá ejercer el derecho a la opción de compra.
A quién corresponderá pagar los gastos de comunidad.
Si se tuviera que hacer alguna reforma de la vivienda antes de pagarla, quién se ocuparía de esta.

Como hemos mencionado anteriormente, este contrato tiene dos partes y, además de las condiciones referentes al contrato de alquiler, también debemos conocer las del contrato de compraventa, que son las siguientes:
El precio de venta del inmueble y qué porcentaje de las cuotas pagadas como alquiler abonadas hasta el momento en que se ejecuta la compra deben ser descontadas sobre el precio de venta.
La cantidad que se haya pagado por parte del arrendatario como prima inicial (si la hubiera) en concepto de derecho de compra. Esta se suele fijar en relación a un porcentaje del precio de venta que se haya acordado.

Este tipo de contrato puede ser beneficioso para las dos partes, pero también debemos tener en cuenta todas las condiciones específicas así como las excepciones y consultarlas con abogado, algunas de ellas son:
La obligación del propietario a vender la vivienda después del periodo de alquiler, excepto si este fallece, en cuyo caso los herederos podrán negarse a venderlo.
El inquilino no estará obligado a firmar una prima inicial por el derecho a compra.
El propietario debe respetar el contrato realizado y, además, no puede ceder, alquilar o vender el inmueble a otros mientras dicho contrato esté vigente.
El inquilino tiene derecho de exclusividad para poder ejecutar su opción de compra en el periodo que se establece en el contrato.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 6/05/2016