Aislantes sostenibles

Aislantes sostenibles

Aislar la casa con corcho

En nuestras últimas entradas estamos hablando mucho de sostenibilidad y ahorro. Y es que son dos conceptos que suelen ir de la mano: un mayor ahorro energético se suele traducir en ahorro económico, y en una optimización de los recursos naturales. Una de las formas más eficaces de ahorrar energía es aislando térmicamente nuestra vivienda, y si además el aislante que usamos es sostenible, el impacto medioambiental se reducirá más aún.

Un ejemplo de esto consiste en usar corcho para mantener constante la temperatura de nuestro hogar. El corcho es un material biodegradable que se extrae de la corteza del alcornoque, un árbol muy común en los bosques mediterráneos. Una de sus mayores ventajas a nivel medioambiental es que no es necesario talar el árbol, únicamente hay que “pelar” el corcho natural que recubre la corteza, y que vuelve a regenerarse cada pocos años. Además, el proceso de transformación para conseguir el corcho que se comercializa produce muy pocos residuos. Su estructura al microscopio consiste en una serie de celdillas geométricas muy concentradas, lo que le otorga una gran densidad. Esta densidad convierte a este material en un magnífico aislante e impermeable. Es por ello que los tapones de vino embotellado suelen ser de corcho. Además, no solo funciona como aislante térmico, también es idóneo como aislante acústico.

Es resistente a las altas temperaturas, no se deforma ni se empapa con facilidad, lo que nos permite colocarlo también en estancias con altos niveles de humedad, tales como cuartos de baño. Se comercializa en diferentes formatos, tales como losetas, paneles y rollos.
Las losetas se suelen aplicar en paredes y suelos. Antes de su instalación se le suele aplicar una capa de barniz o de cera para otorgarle un acabado más estético. Aunque su instalación requiere un proceso previo para pulir y alisar la superficie sobre la que se van a instalar, el resultado final ofrece una gran durabilidad sin apenas necesidad de mantenimiento. Estas losetas son muy resistentes, y soportan bien el peso de muebles y de personas sin deformarse.

Otro formato muy común es el de los paneles para paredes. Suelen ser paneles de corcho negro aglomerado, y gracias a su ligereza se pueden instalar tanto en paredes como en techos. Son un óptimo aislante tanto térmico como acústico, pero no suelen tolerar bien el vapor, lo cual suele requerir someterlo a un tratamiento antes de su instalación.

Por último, otro formato muy extendido el el corcho en rollos. Esta variedad ofrece una gran versatilidad y flexibilidad. Hoy en día, casi todas las marcas comercializan estos rollos con un sistema autoadhesivo, lo cual permite que podamos instalarlo por nosotros mismos sin necesidad de contratar mano de obra especializada.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 29/01/2018