Aislamientos para tu hogar

Aislamientos para tu hogar

Cómo aislar tu casa de los ruidos de la ciudad

Vivir en una ciudad nos reporta múltiples beneficios: tenemos todo lo que queremos a nuestro alcance, sin salir del núcleo urbano, siempre nos puede surgir un plan totalmente novedoso que no habíamos descubierto antes. Hacer vida en una ciudad siempre nos aporta cosas buenas.

Sin embargo, la vida en la ciudad también tiene sus inconvenientes y, por supuesto, sus detractores. El motivo principal que hace que las personas que vivan en una ciudad se quejen es el ruido. La contaminación acústica dentro de las ciudades, grandes y pequeñas, es todo un hecho: obras, tráfico, más habitantes… hay un sinfín de factores que condicionan nuestra comodidad y descanso.

En este sentido, acondicionar nuestro hogar para que no nos invada esta contaminación acústica se vuelve un requisito más que fundamental para nuestra vida en la ciudad. Por este motivo, desde Seguro Reinicia, vamos a sugerirte algunos consejos a tener en cuenta para evitar todo tipo de ruidos.

Decora tu hogar para aislarlo de los ruidos externos

Si, en tu caso, vives en una ciudad, estamos seguros de que estarás más que interesado en aislar tu hogar al máximo posible de cualquier tipo de ruido exterior. Sin embargo, enfrascarnos en una obra para instalar un sistema de aislamiento puede resultar costoso, además de extenderse durante un largo período de tiempo.

Por este motivo, te traemos muy buenas noticias ya que, si aplicamos una serie de elementos a nuestro hogar, lograremos un aislamiento eficaz de los ruidos externos, cualesquiera que sean. La decoración y disposición de nuestra casa puede jugar un papel fundamental como aislantes de ruidos.

Cortinas y telas confeccionadas a partir de tejidos gruesos

Las cortinas no solo cumplen una función decorativa, sino que cuentan con más particularidades: podemos ver el exterior pero no ser vistos en el interior, aislar el hogar del calor y la luz del sol, entre otros.

En cuanto al aislamiento del ruido, si elegimos un tejido grueso para las telas de nuestras cortinas, contribuiremos a un mayor aislamiento. Esto se debe a que los tejidos gruesos tienden a absorber las ondas sonoras y amortiguan los ruidos externos.

Cuadros y espejos

En el caso de que no seas muy aficionado a decorar tu hogar con cuadros, te recomendamos que lo hagas para asegurar un mayor aislamiento en tu casa. Generalmente, los cuadros y los espejos, al situarse en las paredes, actúan como barrera para reducir sonidos procedentes del otro lado de la pared.

Alfombras

Como ya te hemos indicado, los tejidos gruesos actúan como buenos aislantes del sonido. Por este motivo, resulta ideal hacer uso de las alfombras en nuestros suelos, ya que también actúan como barrera para evitar que el sonido rebote en cualquier tipo de suelo.

Estanterías y muebles

En este caso, ocurre igual que con los espejos y cuadros. Al colocar una estantería, u otro tipo de mueble, en aquellas paredes más expuestas a ruidos externos, hacemos que éste actúe como aislante, recogiendo los ruidos externos y mitigándolos.

Pequeños cambios que marcan grandes diferencias

Todos estos elementos que hemos ido describiéndote pueden ser los mejores aliados para aislar tu casa, aunque deberían complementarse con otro tipo de pequeños arreglos o cambios en nuestro hogar. Así, lograremos un aislamiento de calidad y eficaz sin necesidad de llevar a cabo ningún tipo de obra.

En primer lugar, debemos empezar por las partes que se encuentran más expuestas a los ruidos externos. En este caso, nos referimos concretamente a las ventanas, las cuales constituyen un punto intermedio entre nuestro hogar y el mundo exterior.

Por este motivo, te recomendamos que procures un doble acristalamiento eficaz, ya que, no solo protegerás tu casa de los ruidos externos, que a veces pueden tornarse muy molestos, sino que también actúan como aislante térmico, lo cual resulta muy útil durante los meses en los que el mercurio no nos da tregua a ciertas horas del día.

Por otro lado, dentro del hogar, contamos con más puntos expuestos al ruido externo además de las ventanas: las puertas. Estas cumplen la misma función que las ventanas: conectan la tranquilidad de nuestra casa con los ruidos provenientes del mundo exterior.

Es por esto que también resulta necesario prestarles una especial atención. Para lograr un mayor aislamiento, y tranquilidad, en nuestros domicilios, podemos proveernos de unos buenos cerramientos, no solo en las puertas, sino también en las ventanas. Es importante revisar los que ya tenemos instalados, ya que, si no se encuentran en condiciones óptimas, no cumplen bien su función de aislante, tanto térmico como acústico.

Por muy simple que pueda parecer, revisar estos dos elementos fundamentales en nuestro hogar puede marcar una gran diferencia a la hora de aislar nuestro hogar de todo tipo de ruidos externos sin necesidad de emprender obras. Aislar tu casa de los ruidos de la ciudad es solo cuestión de lógica y decoración.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 12/07/2018