Adapta la casa al bebé

Adapta la casa al bebé

Adapta tu hogar al nuevo miembro de la familia

La llegada de un bebé al hogar siempre es un salto agradable que todas las familias dan con gusto, y es que un nuevo miembro más en la familia es un acontecimiento a celebrar que además, implica un cambio necesario tanto en la pareja como en el hogar.

Ante esto es necesario que adaptes cada espacio de tu casa para que el bebé se pueda desenvolver sin ningún peligro y con total comodidad. Y por ese motivo, hoy en Reinicia te traemos algunos consejos a aplicar en tu hogar, con los que fácilmente convertirás tu espacio personal en un lugar acomodado para uno más.

El dormitorio del bebé

Este es el cuarto que principalmente debe estar adaptado, puesto que es el espacio con el que el infante va a tener su primer contacto. Y como va a pasar una gran parte del tiempo durmiendo, es muy recomendable que la estancia sea tranquila, alejada de excesivos ruidos y olores, y con una luz cálida para no interrumpir su descanso.

Resulta adecuado disponer de un doble acristalamiento que reduzca el paso de ruido exterior en el caso de que vivamos en una metrópoli. Tampoco está de más una rejilla para la ventana si nuestro lugar de residencia se encuentra en un entorno más rural, puesto que los posibles insectos que accedan pueden afectar negativamente al bebé.

Necesitarás, por supuesto, una buena cuna en la que reposar al infante. Es imprescindible que sea mullida, cómoda y segura ante cualquier movimiento. Además, deberá ir acompañada de un cambiador y un lugar para almacenar ropa y juguetes, por lo que tener espacio suficiente en la sala es muy importante.

En cuanto a los colores, una habitación para un bebé no puede ser estridente, ya que eso afecta a su sensibilidad. Ante esto nos inclinamos más a los tonos pasteles que son agradables a la vista y producen calidez. La decoración, del mismo modo, deberá estar adecuada a la edad del niño y aportar elementos visuales divertidos como peluches, sábanas de dibujos o cuadros que fomenten su recepción visual.

La limpieza y el orden son fundamentales

Los bebés son muy sensibles ante los agentes exteriores y sobre todo si nuestra casa está sucia. Es imprescindible que mantengamos una limpieza periódica en cada una de las salas de nuestro hogar, no solo en la habitación del bebé, ya que la suciedad se desplaza con facilidad y el mismo pequeño se puede mover por cualquier espacio.

Deberemos incidir en moquetas y alfombras, puesto que son uno de los focos en los que se acumula la suciedad. Y lo mismo ocurre con las toallas, sobre todo las que usemos tras el baño del infante. Es preferible que las lavemos tras un solo uso para que no acumulen ácaros de la humedad o cualquier partícula que resulte perjudicial.

El orden es otro aspecto al que hay que prestarle especial atención, ya que en nuestro hogar solemos acumular muchas cosas como pueden ser elementos decorativos. Y para evitar cualquier inconveniente mientras el niño empieza a vivir sus primeras experiencias con la casa, es importante que no dejemos nada peligroso a su alcance, objetos delicados cerca de los bordes de la mesa, o cualquier elemento por el suelo que el bebé pueda llevarse a la boca.

Evitemos cualquier incidente

El mobiliario con bordes rectos y puntas salientes, sobre todo los que se encuentran a baja altura, son peligrosos para el bebé que aún no controla su movilidad. Aprender a conocer el mundo implica algunos golpes y caídas, por lo que si cubrimos todas las aristas con los esquineros especializados para ello, aseguramos que nuestro bebé pueda desenvolverse por el espacio sin necesidad de estar excesivamente pendientes.

Otra manera de protegerle es tapar los enchufes para que no tenga acceso a tocarlos con las manos. Para ello son realmente funcionales las tapas de plástico preparadas para este fin, que se colocan y retiran de manera muy sencilla.

Y aunque no lo creamos, el sentido de la aventura de los niños llega hasta límites insospechados, por lo que no está de más que nos molestemos en bloquear las puertas y los cajones. De esta manera evitaremos caídas, golpes o simplemente el desorden que pueda producir su curiosidad.

Tu casa es ahora su nuevo hogar

Disfrutar de cada uno de los minutos en casa y acompañado del nuevo miembro de la familia es uno de los mejores momentos del día, para lo que tener el hogar preparado es muy beneficioso. El niño podrá explorar, moverse y divertirse en casa bajo la protección necesaria.

Sentirse seguro en el hogar es fundamental, sobre todo si ese espacio lo compartes con más miembros de la familia. Es por eso que desde Reinicia te animamos a que hagas de ese espacio personal, un lugar tuyo propio al que desees regresar al final de los días.

Autor/a

REINICIA
Fecha de publicación: 25/05/2018